©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1991

El pacto de lectura:


¿Cuál es el encuadre que plantea la novela? ¿Desde qué presupuestos tipológicos el lector real llega al texto? Distinguiremos un triple encuadre: la "Nora" de autor, la "Señal de vida", de S. Yurkievich y los datos paratextuales de la edición.

¿Cuál es el lector que el texto plantea? ¿Qué lectura pide la novela? A partir de estas otras preguntas surge un cuarto elemento para tener en cuenta en este pacto, y es la figura del autor implícito, que a través de ciertas marcas, pauta la lectura. [Nota 24]

La "Nota" del autor realiza un encuadre tipológico al que califica: "viejo relato"; el texto se inscribe dentro de una tradición literaria a la que en cierto modo rechaza; doble gesto, entonces; aceptación/objeción: "fábula sin moraleja".

La "Señal de vida": el encuadre es de "novela", relacionada con Los premios y con Rayuela, que es vista como culminación de las otras. Este encuadre tipológico general (adscripción a especies literarias):"divertimento chispeante, donde el juego y el humor impelen la narración: imperan", "Patraña simbólica", "metáfora premonitoria", "preanuncia grotescamente (humor-alegoría grotesco), y es "encastrado" dentro de la producción total de Cortázar: "tararea de un múltiple mosaico". El encuadre literario es calificado, además, desde lo sociopolítico: nuevo enfoque, nueva definición que enmarca el texto: "El examen es la respuesta litararia al estímulo de una realidad hostil. Preanuncia fantasiosa, grotescamente, el terrible colapso que vendrá después."

Los daños paratextuales de la edición "resumen" el argumento del texto y lo califican de "novela" y de "relato fascinante", "maravillosamente ambiguo", enmarcándolo con el resto de su obra.

¿Qué lector plantea, así, el libro? ¿Con qué figura de lector cuenta y que espera de él?[Nota 25] Evidentemente, se trata de un lector que sea "cortazariano", para explicar en alguna forma esa insistencia en cotejar El examen con la obra total. Debe ser un lector que tenga una "competencia idiomática" vasta: desde el conocimiento del registro más coloquial, vulgar o lunfardo hasta la jerga estudiantil y periodística o los lexemas de la filosofía y la literatura y las citas en otros idiomas: En cuanto a la "competencia cultural", debe conocer desde los más variados usos y costumbres porteñas, así como la "biblioteca universal" hasta jazz, el tango, las manifestaciones marginales el discurso del fútbol o el de la radio. Tampoco puede desconocer la historia argentiona ( por ej., "y los montoneros/ataron sus caballos a la pirámide", p.55) ni los sucesos contemporáneos a la escritura de la novela (el peronismo).

El narrador también pone mercas que crean una convivencia entre él y el lector: "Los parlantes tocaban una de las Rapsodias Húngaras de ya se sabe", p.59, o las constantes comparaciones que plantean relaciones inusuales entere los términos de comparación: "Los aplausos cayeron como lluvia de arena",p.133.

El narrador es quien fija también los márgenes, los límites, los espacios. Pauta la recepción, parafraseando a Juan: "pausa, modula, escande, ordena, dispone, acomoda el período…" (p30), y nos da/exige una lectura.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente