©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1991

a) Dispositivos paratextuales:


Se trata de procedimientos explícitos a cargo del escritor, o de sus editores.

1) Faja: Jorge Carnevale, en su reseña de la novela en el periódico Clarín, se refiere a una faja "que ciñe cada ejemplar de El examen" y que dice: "La novela que Cortázar quiso publicar después de su muerte"; "Escrita en 1950-51, y silenciada por los acontecimientos de la época."

Esta faja ya marca una expectativa de lectura: alude a un deseo... ¿póstumo? ¿Qué se quiere decir cuando se pone que quiso publicarla después de su muerte?: ¿que quiso que se publicara después de que muriera? (Porque la otra opción, pensar que después de su muerte quisiera publicarlo, es un disparate.) Primera instancia de la expectativa: deseo del autor. Segunda instancia: dos datos, la fecha de composición (y sus connotaciones políticas) y el "silencio" del que fue objeto: esta segunda instancia está señalando las circunstancias de la composición, y sin dudas abre expectativas en el lector.[Nota 18]

2) contatapa: no figura el autor de la misma. Lo que se hace es resumir la historia que narra la novela, calificando acciones, personajes, espacios, el relato mismo. "Relato fascinante, que anticipa atmósferas, situaciones, imágenes de las grandes novelas posteriores..."

3) Solapa: no figura tampoco su autor. Contiene datos biográficos y referencias a su obra, las que son calificadas: "las grandes novelas sin dejar de mencionar que han sido publicadas por la misma editorial. Termina la reseña con una caracterización de Cortázar en términos un tanto retóricos y vagos: "hacen de él una figura de deslumbrante riqueza, constituida por pasiones a veces encontradas, pero siempre asumidas con el mismo genuino ardor".

4) "Nota": escrita por Julio Cortázar ("J.C."); sin fecha, dice "publico hoy", pero no queda aclarado el momento de su escritura.

En esta "Nota", J.C. es lector de su propia obra, ya que al contar los motivos de la publicación de "este viejo relato", lo califica:

"irremediablemente me gusta su ... "libre lenguaje"; "fábula sin moraleja"; "melancolía porteña" [Nota 19]

A esta motivación personal referida a la obra agrega una de orden extraliterario, referida a una "pesadilla" todavía viva (¿cuándo?), que condicionó la no publicación de la novela en el momento de su escritura.

Cortázar lector de sí mismo. ¿Hay referencia otros lectores? Sí, a "algunos amigos", que operan leyendo en un doble nivel: literario (lectura de la novela) y extraliterario (lectura de hechos posteriores: "esos mismos amigos habían creído ver en ciertos episodios una premonición...")

Este doble nivel se expresa desde el comienzo con las palabras "imaginación" e "historia"; la primera aparece como 'agregado' a la historia, es decir, trabajando a partir de la historia: "Escribí El examen a mediados de 1950, en un Buenos Aires donde la imaginación poco tenía que agregar a la historia..." En esta oración, deliberadamente dejada inconclusa por nosotros se agrega la mención del 'tercer' lector: "...para obtener los resultados que verá el lector el verbo en futuro instaura otra expectativa de lectura: ¿cuáles son esos "resultados?"

5) "Señal de vida": es el último dato paratextual; redactado por Saúl Yurkievich (sin fecha), explica las circunstancias de la redacción de la novela y el motivo del deseo de su publicación póstuma; nueva expectativa de lectura: "Cuando me muera, estoy seguro de que este libro resultará interesante para mis lectores."

Hay la referencia a obras posteriores (Los premios y Rayuela) y se realiza una lectura evolucionsita, organicista: "Rayuela consuma las virtualidades de sus predecesoras, pone en juego toda la potencia novelesca de su autor."

En segundo lugar, es Yurkievich mismo quien instaura las expectativas de lectura: "Su público hallará no sólo interés en la lectura de El examen, también vivo placer".

Se encarga también de dotar de sentido a la obra, dentro de la producción total, "como taracea de un múltiple mosaico". E.e. es caracterizado, entonces, como una pieza del conjunto. Nueva expectativa a la que el lector adherirá o no, que será confirmada o refutada.

En tercer lugar, caracteriza a E.e. en sí misma. Nueva expectativa de lectura, en relación con la realidad extraliteraria: ¿será, como dice Yurkievich, "Patraña simbólica", "respuesta literaria al estímulo de una realidad hostil' "metáfora premonitoria del descalabro nacional"? El lector no puede responder más que leyendo. [Nota 20]


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente