©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1991

Los tipos de ignorancia


La calidad social de la ignorancia depende de varias circunstancias. Por un lado, se observan ignorancias que dimanan de un saber cerrado, inasequible, de precaria trascendencia colectiva. Y por otro, las hay que afectan a toda la comunidad. Por ejemplo, tener noticia de la gimnasia que practiqué esta mañana es importante para mí, pero es anodino o marginal para los demás. En cambio, un secreto industrial o militar es socialmente de bulto; atañe a un público considerable.

Pero aparte del secreto -que encierra intrínsecamente varias dimensiones y capas- cabe advertir asuntos que quedan en la oscuridad, como si no existieran. Los "desaparecidos" en algunos países dictatoriales; los "asesinatos inexplicables" ocurridos en diversos regímenes; el ocultamiento de las causas que distorsionan el reparto del ingreso o el descalabro de la moneda: éstos son casos de noticias difuminadas, que apenas se susurran. Predicar la no existencia social de lo que se verificó o se verifica es una modalidad astuta de diseminar la ignorancia. Pues lo que no existe no se piensa ni se registra.

Sin embargo, una ignorancia socialmente importante puede ser legítima en el marco de un código aceptado. Repárese en la lógica superior del cuidado del secreto militar, o en el saber esotérico de las guildas, o en el lenguaje alambicado de los médicos. Así se crean barreras protectoras de intereses profesionales o bien supremas Razones que los Estados levantan y pretextan.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente