©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1991

El trasfondo histórico


Este viraje histórico se viene preparando durante siglos, sobre todo desde el XIX y principios del XX, y más particularmente desde la Segunda Guerra Mundial. El enfrentamiento entre Estados Unidos y Japón y el cambio que en ese momento se da del centro de gravedad del capitalismo norteamericano hacia la costa occidental de los Estados Unidos, es culminación del proceso que desde el siglo XVI ha ido desplazando el eje del Mediterráneo al Atlántico, y luego hacia el Pacífico. Este proceso es parte de la formación de la nueva economía mundial y del sistema interestatal con una sucesión de hegemonías y una tendencia a la concentración del poder a escala mundial.[Nota 1]

El Pacífico fue virtualmente desconocido por los europeos de la Antigüedad y de la Edad Media, que en casi todos los campos, se arrastran detrás de los principales países de Oriente. Hacia 1500 el despegue económico de Europa se expande e influye sobre todas las sociedades de la tierra; en cuatro siglos logra occidentalizar el mundo.

El Océano Pacífico es reconocido como distinto del Atlántico en 15 13; la Cuenca del Pacífico será gradualmente incorporada a la dinámica mundial de los centros occidentales a través de las sucesivas hegemonías de España y Portugal en el siglo XVI, Inglaterra y Holanda durante el XVII, Francia y Rusia en el XVIII, Japón y Estados Unidos en el XIX.

El siglo XVIII es el de las grandes exploraciones, ascenso del comercio intercontinental, crecimiento del imperialismo colonial y luchas comerciales y militares, especialmente entre Francia e Inglaterra, por el control de los territorios coloniales. A fines del siglo las tierras descubiertas por europeos y norteamericanos en el Pacífico y sus costas han sido definitivamente mapeadas.

El siglo XIX es el del ascenso y despliegue de la Revolución Industrial, desde Inglaterra a otros países europeos, Estados Unidos y Japón. Industrialización, ferrocarril y navegación a vapor tienen un papel clave en el poblamiento, desarrollo y sus impactos en Australia, Japón y China. En vísperas del cataclismo de 1914, la división del mundo entre grandes potencias involucra a la Cuenca del Pacífico.

En lo que Eric Hobsbawn llama "La Era del Imperio« (1875-1914), dos regiones principales del mundo fueron, para fines prácticos, completamente divididas: África y el Pacífico. No quedaron Estados independientes en todo el Pacífico, ahora totalmente distribuido entre británicos, franceses, alemanes, holandeses, norteamericanos y -todavía en modesta escala- japoneses. Hacia 1914, excepto Etiopía, la insignificante república afrooccidental de Liberia y la parte de Marruecos que aún resistía la conquista completa, África pertenecía totalmente a los Imperios británico, francés, alemán, belga, portugués y, marginalmente, español. Asia... retenía un área amplia y nominalmente independiente, aunque los más antiguos imperios europeos se extendieron y redondearon sus amplias posesiones. Inglaterra, anexando Birmania a su Imperio de la India y estableciendo o fortaleciendo la zona de influencia en Tibet, Persia y el Golfo Pérsico, Rusia moviéndose más aún hacia Asia Central y (con menos éxito) en la Siberia y la Manchuria del Pacífico, Holanda estableciendo un control más firme sobre las regiones exteriores de Indonesia. Dos imperios virtualmente fueron establecidos, por la conquista francesa de Indochina, iniciada en el período de Napoleón III, y por los japoneses a expensas de China en Corea y Taiwan (1895) y luego más modestamente a expensas de Rusia (1905).[Nota 2]

El siglo presencia grandes cambios en la posición relativa de las potencias y de los países en relación a la Cuenca del Pacífico, y el comienzo de una modernización general. Un aspecto central de ello se identifica con la situación y el papel de los Estados Unidos. Ya desde las primeras décadas del siglo XIX,

el mero proceso de la expansión interna era suficiente para mantener la economía de los Estados Unidos en un crecimiento casi ilimitado, aunque colonos, gobiernos, misioneros y comerciantes ya se expandían por tierra hasta el Pacífico o empujaban su tráfico -respaldado por la más dinámica y la segunda flota mercante del mundo- a través del océano, de Zanzibar a Hawai. Ya el Pacífico y el Caribe eran los campos selectos del Imperio Norteamericano.[Nota 3]

En regiones como California se van articulando la expansión interna (minas y petróleo) y la externa. Esta última a través de la inversión de capitales, los colonos y el militarismo. A consecuencia de las victorias sobre España en la Guerra de 1898, los Estados Unidos se aseguraron a su vez posiciones de primera importancia en el Caribe (anexión directa de Puerto Rico, indirecta de Cuba, y más tarde el Canal de Panamá), por una parte, y en el Pacífico por la otra (Filipinas, Wake, Hawai).

La "Era del lmperio" presencia también el despliegue de las primeras reacciones hostiles de significación en países conquistados: nacionalismo hindú, despertar árabe, y en China la Guerra de los Boxers y el triunfo de Sun-Yat-Sen con proclamación de la república (1912).


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente