©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1991

LAS HUMANIDADES EN EL CONOCIMIENTO

Author: Gerald Nyenhuis[Nota 1]


Las novelas que encontramos en las librerías, los libros de poesía que las acompañan, junto con obras de teatro, son manifestaciones de nuestra cultura. Pero son muy pocas las personas que los toman en serio como una fuente importante para adquirir un conocimiento del mundo en que vivimos. Se les toman como un tipo de diversión, un pasatiempo o un entretenimiento, pero no para aprender algo verdadero de la naturaleza de la realidad que habitamos.

Se trata de ficción, emoción, sentimiento e imaginación, y todo esto, nos dicen, tiende más a confundir que a informar. La información en estas obras es inventada, creada y fabricada, y, por eso, afirman, no es confiable. Lo imaginado, por definición, no habla de la verdad. La ficción, hemos oído, es producto de una mente sin estribos, una fantasía que sirve más para escapar de la realidad, y no para adentrarse en ella. Si buscamos información confiable de nuestra realidad, nos avisan, tenemos que recurrir a las ciencias empíricas, y no a la literatura.

Esta actitud hacia la literatura es, desde luego, un producto de la revolución científica, iniciada en el siglo XVII y desarrollada er el fervor de la Ilustración del siglo XVIII. Fue refinada y llevada a nuevas alturas en el positivismo de los siglos XIX y XX. Este proceso es culpable de elevar la ciencia como una verdadera autoridad intelectual y relegar la literatura (y las otras humanidades) al estatus de mero entretenimiento. Es cierto que hubo protestas de tiempo en tiempo, pero, debido a que los mismos humanistas las hicieron, se las tomaron corno una defensa de sus propios intereses. El efecto fue casi nulo, y la ciencia amplió su hegemonía.

La ciencia sigue dominante y todavía pone el marco, da la pauta, y establece las normas para lo que se pueda considerar como conocimiento. Sirve para enjuiciar a los otros que afirman tenerlo. Toda pretensión al verdadero saber tiene que sujetarse a los criterios del conocimiento científico.

Todo enfoque que no se somete queda eliminado en el acto. El poder saber es disponible solamente a los que dominan el método científico. Todo lo demás es conjetura, opinión e imaginación, que no merece el nombre de conocimiento. El estudio de la literatura puede ser un buen pasatiempo, pero, según este enfoque, no resulta en conocimiento.

Este legado de la Ilustración, ejemplificado por la filosofía de David Hume, quien insistía en que los argumentos deductivos de la metafísica, aunque lógicamente válidos, son empíricamente vacíos y no nos proporcionan información útil sobre la realidad, hace de la imaginación una fuente de error que, si confiarnos en ella, nos conducirá a la abolición del verdadero conocimiento. Poemas, novelas, música, otras obras de arte y toda filosofía que no sea "positivista" no pueden considerarse como fuentes (ni potenciales) de conocimiento.

Aprender de la ficción

Inicio del artículoRegresosiguiente