©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1991

Aclaraciones necesarias sobre la significación de los personajes y del mensaje del libro.


* Dominic: Debe comprender al final que vivir en la mentira y en la indiferencia no es una solución: debería al menos dejar vislumbrar una pequeña posibilidad de integración en la sociedad (después de todo, es el personaje principal).

* Ianuli: Es un personaje muy importante (a pesar de tener tan sólo un pequeño papel) en cuanto al significado del argumento (los problemas de los extranjeros, la psicología del aislamiento, así como la suerte de los revolucionarios profesionales que combaten para defender su ideología). Debería dejarse claro que su posición de revolucionario rechazado hacia el margen de la sociedad, se debe al hecho de que no ha captado los nuevos problemas y las nuevas necesidades del período que siguió al combate como tal (esto debe ser explicado muy explícitamente). Las conversaciones del final y la narración a lo largo de la novela en lo que se refiere a la situación de Ianuli deben ser revisadas, ya que, en su forma actual, su historia podría ser entendida como implicando el fracaso de la lucha, de la participación activa en la construcción de la última fase del socialismo, y como significando al mismo tiempo la existencia de una oposición irreductible entre el ideal revolucionario y la lucha o la acción (ver en particular p. 424).

* Minheer: Sería necesario que tuviera más fuertemente el papel de un "raisonneur"[Nota 15]que ayude a aclarar el significado de los debates teóricos y de las reflexiones filosófico-sociológicas y morales; debería defender la importancia del retorno al curso natural de la vida, a una estabilidad bien enraizada, y la de la adopción de una forma de comportamiento constructiva, variada, no egoísta, etc. El tema de los "sustitutos", que aparece en numerosas ocasiones, y no solamente en aquellas que conciernen a las relaciones entre los personajes y el escritor o los caracteres y su modelo vivo real, debe volverse más claro. En algunas fórmulas, la idea de que vivimos en la mentira es, sin motivo, extendida al conjunto de la sociedad. Por ejemplo: "un sustituto en un mundo de sustitutos... Cada uno descubría en sí mismo el concepto de la sustitución, ser otra cosa, escapar" (p. 181). "La mayoría de nosotros se convierte en otra cosa, si no en el opuesto de lo que somos realmente" (p. 184). "¿Qué son los sustitutos atascados en otros sutitutos más" (p. 322). "Los sustitutos hacen las veces de verdad" (p. 305, 306, 310, etc.).


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente