©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1991

6. El indio discreto, agudo, cortés e industrioso


Conforme avanza el texto que leemos y comentamos, avanza la convicción de la solidez interior del indio mexicano, del valor encerrado en su apariencia taciturna.

De la agudeza del ingenio de los naturales, de su capacidad para las ciencias, las artes y los estudios especualtivos habían hablado ya, durante el siglo XVI los misioneros pioneros y habría de hablar más ampliamente, en el siglo XVIII el Padre Francisco Javier Clavijero.[Nota 30] Palafox observa también la profunda y discreta elegancia en el pensar y el expresar oralmente del mexicano: "Son despiertos en discurrir y muy elegantes al hablar... andando por la Nueva España visitando, he llegado a algunos lugares donde los indios me han dado la bienvenida con unas pláticas no sólo bien concertadas, sino tan elegantes y persuasivas que me dejaban admirado.[Nota 31]

Expone su juicio: " ... no les falta entendimiento, antes, lo tienen muy despierto, y no sólo para lo práctico, sino para lo especulativo, moral y teológico."[Nota 32] Ejemplifica con amplitud, narrando acontecimientos concretos de su experiencia, la agudeza, prontitud e industriosidad de los indios.[Nota 33] Reitera la presencia de la humildad en el ser indígena, ampliando su radio de acción hacia lo que denomina "cortesía, silencio y maña del indio": 35[Nota 34] "La cortesía -escribe penetrando en el corazón del indio mexicano, de su peculiar estilo de relación humana- es grandísima, porque todos ellos son muy observantes en las ceremonias de reverencia y veneración a los superiores y no se verá ninguno que deje de estar atentísimo en este cuidado."[Nota 35]

Le vale un elogio sumario la unión de tantas virtudes en el indio: no conocen jactancia ni vanagloria, sino que aunque hagan excelentemente una cosa y con destreza, no hacen más cuenta y estimación que si no hubieran obrado cosa alguna o la hubiera hecho un vecino."[Nota 36] Encuentra en el trasfondo de la silenciosa y fina cortesía indígena, de su "maña", la buena educación y el arraigado respeto que se cultivaban en la formación de antaño. Parece que hubieran oído los consejos de los "viejos pláticos'' a los que se refiere Fray Bernardino de Sahagún:[Nota 37] "Tienen mucha reverencia los plebeyos a los nobles entre sí, y los mozos a los viejos; éstos son muy templados y se precian de saber y enseñar a los demás, y ordinariamente enseñan a los niños y niñas a rezar, y no se desprecian de ello, por nobles y grandes que sean. Muchos de estos viejos noble.,, son amigos de saber sucesos y acaecimientos públicos..."[Nota 38]


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente