©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1991

8. Los vicios del indio vistos por Palafos


"Los indios generalmente son honestos, y si no es que la turbación de los sentidos por las bebidas de raíces a las que son inclinados los arrebate, en las demás ocasiones proceden con grande modestia y circunspección."[Nota 46]

En tres vicios, "sensualidad, gula y pereza, ...suelen incurrir los indios."[Nota 47] De acuerdo al obispo de Puebla de los Ángeles, aun con ser inclinados a ellos, "no puede negarse que son más templados que otras naciones con quien no deseo hacer comparación, ni es necesario."[Nota 48]

Expone el mal y propone el remedio: "Y así este primer vicio de la sensualidad se reduce en los indios frágiles al primero de gula, en el cual dejan de incurrir todos los indios en cuanto al comer, porque son templadísimos. Y en cuanto al beber es certísimo que se enmendarían fácilmente si todos los pastores de sus almas y los alcaldes mayores pusiesen en ello cuidado especial para reformarlos, come) lo hacen algunos."[Nota 49]

La conclusión con la cual, casi al pie de su firma como "El Obispo de la Puebla de los Ángeles", Palafox y Mendoza rubrica su petición de protección al Rey, denuncia la negligencia y falta de apoyo de las autoridades asentadas en el territorio de la Nueva España, como fomentadoras de la prolongación de los males, que deben ser remediados con prontitud para bien tanto de España como de América.

Vale la pena hacer una cita extensa (la última del presente trabaJo), elocuente en sí misma: " ... Y también puedo asegurar dos cosas. La primera: que si entre ellos hay algunos ladrones, son los que se han criado y viven con los que no son indios, sino entre nosotros y otras naciones de Europa. Y raras veces hurtan los indios, que no los guíen, encubran, promuevan y guarden las espaldas otros de otras naciones, y lo mismo digo cuando incurren en los demás vicios.

La segunda: que cuanto mira a estas bebidas, que es su mayor fealdad, las dejaran fácilmente los indios si muchos superiores a quienes toca, cuidaran la tercia parte de quitarles ese vicio que otros cuidan de promoverlos a él. Pero come sobre el pulque, "vingui", tepache y otras bebidas impuras ha puesto la codicia su tributo, y Ia bebida del indio es la comida del juez, crece en el miserable Ia relajación al paso que en el rico la codicia.

Sin que pueda dudarse, Señor, que de la manera que debe la América a la Corona y católicas armas de Vuestra Majestad y a su esclarecida piedad, y de sus gloriosos antecesores, el haber desterrado de ella la idolatría y el comer carne humana y otros abominables y nefandos vicios que frecuentemente acompañan a la ciega gentilidad le debería también, si quisiesen los ministros Inferiores el desterrar de los indios este vicio, el cual, respecto de los otros es ligero y mucho menos vehemente para defenderse en él, por suplirse el beber estas bebidas los indios con otras mucho más sabrosas, que son lícitas.

Con que este defecto en una naturaleza como la humana, tan llena de imperfecciones no hace que los indios desmerezcan la gracia y amparo real de Vuestra Majestad y su conmiseración y celo, mandar que se ejecuten eficazmente sus santas y religiosas leyes..."[Nota 50]


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente