©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1992

¿A qué tipo de póiesis pertenece la mística?


De allí que la poesía, que es una función de la verdad, requiera de una intuición emotiva impulsiva y ardientemente drigida hacia aquello que del ser no está manifiesto, esto es, hacia su misterio, que más que ser descifrado debe ser cifrado en forma simbólica.

Y esta intuición emotiva constituye el vaso comunicante, digamos el cordón umbilical entre metafísica y mística, si consideramos a esta última una póiesis de la experiencia extática humana ante el sentimiento de la presencia de la deidad, es decir como una teopoiética en el sentido agustiniano del término: proceso deificante del ánima racional humana por obra de la Gracia.

Por deidad o Dios entiendo, a su vez, el arquetipo (cualquiera que fuera) capaz de situarse en el centro del subconciente y por ello capaz de atraer gran parte o la mayor parte de energía libidinal del sujeto -por esto San Pablo daba a entender que así como algunos tenían por dios al mismo Dios otros tenían por dios a su vientre. (A este concepto de deidad lo he tomado de C.G. Jung.)

Ahora bien, la experiencia afectiva, es decir, sentimental, que de la deidad pueda vivirse es superior al proceso de búsqueda intelectual de una causa primera, ya que a Dios "no se le puede conocer por sí mismo en esta vida, pero sí se le puede amar por sí mismo".

En este sentido, la teología mística es superior a la teología natural en cuanto a que el conocimiento obtenido por sentimiento es en cierto modo superior al obtenido por intelecto; dice a este respecto Juan de Santo Tomás que:

... lo que es sentido en la afección es más elevado y excelente que toda (otra) consideración de virtudes cognoscitivas. [Nota 5]

Podría agregarse que el sentimiento de amor, caracterizado como pasión intelectualizada y no como simple pasión sensitiva, o mejor dicho, como pasión metafísicamente depurada para conducir su operación hacia lo no manifiesto del ser (lo que es simbólicamente intuido) es superior al intelecto aislado del neopositivismo, que busca hacer de la realidad una realidad matematizable, necesariamente logicista y refractaria a la emotividad de lo que es racional.

Por ello también se dice que "...con amor ... la inteligencia juzga (en el orden) de las cosas divinas, bajo instinto especial del Pnéumatos". [Nota 6]


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente