©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1992

Si el amor platónico es amor a la belleza, ¿qué es para Platón la belleza?


Al contemplador de las esencias que es el filósofo, no se le debe, en cambio, rehusar el poder simbólico del mito, ya que la pedagogía debe ser para el pueblo y la mistagogía para el filósofo. Eros es hijo de Poros (la abundancia) y de Metis (la miseria); es hijo pues de la coincidentia oppositorum. Mas si Eros es generado también es generador, pues él da origen a la belleza y se enamora de su creación; lacónicamente dice "Eros es Amor a lo Bello". [Nota 26]

Ésta es precisamente la definición de amor platónico, pero es una definición todavía incompleta. El objeto del amor es, efectivamente la belleza. Pero ¿qué es la belleza? Y a esta pregunta, ardua para el filósofo, Platón responde con poder de poeta: "La belleza, respecto a la generación es como la Moira y la Aleteya". [Nota 27] Moira es la ley que escruta el destino y Aleteya la deidad que preside los alumbramientos.

La belleza es así lo que esta muriendo al mismo tiempo que nace. La belleza es instantánea, y de hecho, no por manifestarse en el tiempo deja de pertenecer a la eternidad, ya que de allí proviene, pues es cosa de Moira, cosa de destino.

Y "como objeto del amor es póiesis de belleza -concluye Platón- de aquí se sigue que la inmortalidad es el objeto de Eros". [Nota 28]

Es en este sentido que Jámblico decía que "el camino hacia la felicidad eterna termina en una dichosa unión con Dios". [Nota 29]


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente