©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1992

ESTADOS UNIDOS EN EL MUNDO CONTEMPORÁNEO

Author: León Bendisky


El gran debate de Emilio Zebadúa aparece en un momento afortunado. Cuando el Presidente Bush acaba de anunciar formalmente su candidatura para la reelección por el Partido Republicano con una afirmación contundente: "Hoy, porque nos mantuvimos fuertes, porque hicimos lo que teníamos que hacer, Estados Unidos es el único líder indiscutible del mundo."

Esta afirmación constituye -no hay duda- una cuestión central para el gran debate del fin de siglo. Y, obligadamente, las consecuencias que provoca el ejercicio de ese lidezgo mundial requieren que el análisis de la política, la sociedad y la economía de Estados Unidos se realice desde una perspectiva bien definida. En ello concuerdo totalmente con Zebadúa, que ya en la introducción a su libro advierte que pensar en Estados Unidos desde México no es nada fácil. Con lo que no estoy necesariamente de acuerdo es con las razones que esgrime.

Emilio Zebadúa argumenta que el conocimiento de Estados Unidos en México es limitado debido, entre otras causas, a la barrera cultural, a la inexistencia de programas de estudio sobre ese país en nuestras escuelas y Universidades y a la poca disponibilidad de libros que traten sobre diversos aspectos de la vida, la cultura y la historia estadounidenses. Pero no es menos cierto, y aquí creo que el autor minimiza la cuestión, que existe una enorme influencia estadounidense en la vida de México. Ésta se aprecia en los patrones de consumo, en las referencias culturales, en los medios de comunicación y en las aspiraciones de segmentos muy grandes de la población. En mi opinión se aspira a los aspectos más triviales y menos sofisticados del avanzdo capitalismo de Estados Unidos, aquéllos que se expresan de manera masiva y hasta degradante. También es cierto, por otra parte, que allá el conocimiento de la existencia de México, su cultura, su arte, su política y su economía es también bastante limitado. En general el interés por México se restringe a un grupo de especialistas que no son particularmente influyentes en el debate interno de su país sobre política exterior, economía u otros temas.

Estados Unidos ha sido por largo tiempo un referente crucial para México. No podía ser de otra manera la relación de vecindad compleja con un país de las dimensiones, la riqueza y el poder de aquél. Esta relación, lo sabernos muy bien, no ha sido fácil y tampoco es igual para todo el país. Aunque la intención de Zebadúa es la de discutir a Estados Unidos en sí mismo, a lo cual ha dedicado una atención esmerada en sus artículos periodísticos, de la lectura del libro se desprende la pregunta de ¿por qué conocer más a Estados Unidos?

Una primera respuesta se asocia con la significación de las acciones de ese país para los acontecimientos mundiales, y ello es por sí mismo de una gran relevancia. Si bien México no es uno de los escenarios donde se resuelve la posición estadounidense en el mundo, para México el conocimiento de Estados Unidos tiene un enorme contenido estratégico en términos económicos y políticos. Aunque la dinámica de la economía mundial en las dos últimas décadas puede plantearse en función del dilema existente entre la hegemonía y la decadencia estadounidense (ambas, por cierto, nociones relativas) para México la relación con ese país sigue definida en el marco del enorme poder que aquél ejerce y que es condición definitoria de las relaciones bilaterales. Hoy, cuando se negocia la constitución de un mercado libre de América del Norte, el conocimiento del sistema de gobierno de Estados Unidos, la manera de hacer política y el funcionamiento global y sectorial de su economía adquieren una mayor relevancia para México.

El gran debate propone una diversidad de aproximaciones al tema de Estados Unidos, la propuesta proviene de un buen observador, que además ejercita un estilo ameno. Después de haber leído Verano de '49 de David Halberstam puede extrañarse, entre los retratos de Zebadúa, el de Joe Di Maggio -aunque se compensa con el de la Monroe.

LEÓN BENDISKY

Universidad de las Arnéricas


Inicio del artículoRegreso