©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1992

Nota introductoria


La presente entrevista tiene la intención de dar a conocer aspectos centrales relacionados con los motivos de elaboración de la Teoría de la Acción Comunicativa, desde la perspectiva de su autor y como expresión de una época.

Realizada hace más de 10 años conserva sin embargo su actualidad no sólo en el sentido de situar a su exponente en el contexto de los procesos sociales y adecuaciones políticas de la Alemania de la posguerra, sino también de las transformaciones del sistema político europeo y del mundo durante los últimos años. Luego del desastre de dos guerras mundiales y de las atrocidades del fascismo, el impulso al llamado Estado de Bienestar Social, la redefinición del proceso de acumulación moderno, el ambiente de reforma impulsado por la revuelta de los años sesenta, contrarreforma y terrorismo dan pie a la elaboración de una nueva teoría sociológica estrechamente vinculada con estos procesos.

La Teoría de la Acción Comunicativa de Jürgen Habermas, en efecto, quiere ser el desarrollo de una teoría crítica, pero desde un paradigma de investigación distinto al planteado en la tradición del pensamiento crítico de Marx y de la Escuela de Frankfurt.

El pesimismo de Dialéctica del Iluminismo respecto al desarrollo de la historia, su escepticismo en relación a la emancipación a través del dominio de la naturaleza y su crítica radical de la razón y la cultura de la Epoca Moderna son los rasgos, según Habermas, de un "trauma histórico-epocal" que no puede ser punto de partida del desarrollo teórico. Se define a sí mismo como "producto de la fase de reeducación" alemana y frente al negativismo de la "racionalidad instrumental" desarrolla el concepto de una "racionalidad comunicativa" desde el cual intenta dar cuenta de los procesos de readecuación democrática que acompañan también el desarrollo económico. Si aceptamos que prácticamente hoy todas las contradicciones del sistema generadas en la producción pueden ya ser tratadas y discutidas democráticamente, la amenaza moderna no es la autorregulación del mercado sino la burocratizacíón de la política.

De ahí el interés de Habermas en la elaboración de una teoría de la acción comunicativa que observa el lenguaje como medio de comunicación, es decir, como instrumento para el ejercicio de la democracia.

En otras palabras, el desarrollo de una dirección analítica del lenguaje como acto de comunicación lingüística de contenidos implícitos de pretensiones de valor racional (verdad, rectitud, veracidad). Lo indecible que habita al ser es apenas un indicador de lo que es necesario hacer transparente hasta poder, finalmente, agotarlo.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente


Hemeroteca Virtual ANUIES
http://www.hemerodigital.unam.mx/ANUIES
Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior
http://www.anuies.mx