©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Verano 1992

Un pensamiento débil o fuerte


Así, podemos pensar en la posibilidad de un pensamiento que tenga la fuerza de considerar su propias debilidades y que tenga la fuerza de considerar las debilidades del mundo. Es necesario, de hecho, consagrar un pensamiento débil/fuerte a un mundo que lleva en sí mismo una debilidad de nacimiento, sin la cual, sin embargo, no hubiera podido nacer, y que carga con una debilidad en su realidad misma, sin la cual no habría realidad. Podemos soñar, más allá de los fenómenos, con un mundo fuerte, el de los nóumenos kantianos. Pero creemos que no hay nóumenos. Lo que hay, es lo que no hay. Es ese lleno absoluto que es al mismo tiempo el vacío absoluto (aquí David Bóhm se acerca a Buda), este Ser absoluto que, como lo había indicado Hegel, no es otra cosa que la Nada absoluta. El en soft infinito de la Cábala es el que se ha retirado y exilado. Nuestro pensamiento llevará para siempre en sí mismo las rupturas, las fragmentaciones, las insuficiencias y las contradicciones del mundo. Estará sometido al soplo del Vacío infinito.Y asumiendo esa debilidad encontrará su fuerza. Como decía Rimabud: Fuerza o debilídad, ahí estás: es la fuerza.


Inicio del artículoAnteriorRegreso