©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1992

3. La subsidiariedad como principio de atribución de competencias


La subsidiariedad permite determinar las competencias de los diferentes niveles de la organización pública de los Estados miembros y de la Comunidad. Este principio puede ser utilizado fecundamente tanto en la atribución de competencias entre las esferas infraestatales y las estatales como entre las esferas estatales y las supra-estatales (cf. A.Faber, p.1134). Heintzen (cf. p. 318, 320 s.) hace ver que la lógica del principio permite la asignación de competencias a las instancias inferiores dentro de un Estado (como en el caso de los Laender en Alemania, cf. A. Faber, p. 1134) y a la vez puede servir para atribuir competencias a la Unión, que es superior al Estado.

Piedra angular dentro de la ordenación de competencias europeas, la subsidiariedad presenta la desventaja de que la determinación de las competencias parece imponerse casi por sí misma. Sin llegar al extremo de esta ilusión irracional, queda sin embargo la certeza de que existe un criterio definido dentro de la difícil tarea de la atribución y transferencia de competencias entre los Estados y la Comunidad (cf. Constantinesco, 1, p.213). Este criterio se opone a cualquier tendencia centralista que la Comunidad pudiera empezar a desarrollar.

El Tratado de Maastricht muestra el producto de la difícil tarea de trasladar las competencias nacionales a la esfera comunitaria. Pero no propone una Comunidad tendiente a absorber las competencias estatales y que luego en un gesto amable devuelva algunas. En el Tratado la subsidiariedad no se confunde con el principio de atribución de competencias, pues aunque la técnica de devolución de competencias muestra su carácter subsidiario, no por ello se confunden estas dos categorías (cf. Constantinesco, 1, p. 215).

3.1. Las competencias concurrentes
3.2. Funciones de la subsidiariedad

Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente