ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1992
* [Nota 1]

El destinatario de la carta, André Meyer, nació en 1913 en Estrasburgo. Era, en aquel entonces, profesor de historia y geografía en el liceo (secundaria y preparatoria) de Niza. Aunque era joven, tenía una antigua relación con Mare Bloch, que había sido su profesor en la universidad de Estrasburgo. Marc Bloch le dirigió más tarde su tesina de historia agraria sobre Otterswiller, pueblo alsaciano cercano a Saverna, cuna de la familia Meyer. A. Meyer tuvo apenas tiempo de empezar a enseñar en el liceo de Mulhouse cuando fue movilizado. Empezaba la segunda guerra mundial. Teniente de infantería fue herido y cayó preso en las últimas horas que precedieron al fatal armisiticio de junio de 1940. Pasó unos meses en un campo de prisioneros de guerra. Para la navidad de 1940 los alemanes lo soltaron por ser alsaciano. Sin que firmara ningún tratado, sin que se mencionara el hecho, el Tercer Reich se reanexó de hecho los territorios franceses que se había anexado de 1871 a 1918, o sea Alsacia y parte de Lorena. A. Meyer fue liberado, pues, en calidad de ciudadano alemán, calidad que ni él, ni su familia, ni la inmensa mayoría de los alsacianos jamás reconocieron. Eso explica la cuarta frase de Marc Bloch.

Vale la pena hacer notar el momento en que fue redactada la carta: en enero de 1942 las fuerzas del Eje Roma-Berlín-Tokio parecían invencibles. Estaban en su apogeo. Los japoneses, después del golpe relámpago sobre Pearl Harbor, conquistaban todo el Pacífico. En el frente ruso y en Africa del Norte los ejércitos alemanes lograban su máximo avance. Sin embargo, ni Marc Bloch ni André Meyer dudaron un solo instante en la victoria final de la libertad.

Precisamente por eso A. Meyer, después de su liberación, no se quedó en Alsacia más que el tiempo para saludar a sus padres y a su futura suegra. Luego, como escribe Marc Bloch, "se evadió". Con varios alsacianos que se encontraban en la misma situación, cruzó clandestinamente las fronteras militarizadas por el Reich, las cuales separaban, primero Alsacia del resto de Francia, luego la zona norte de Francia ocupada por el Reich, de la zona sur, llamada libre, que no fue ocupada sino hasta el desembarco de los aliados en Africa del Norte, en noviembre de 1942. Consiguió una plaza de maestro en Niza, lo más lejos posible de Alemania.


Inicio del artículo