ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Otoño 1992
* [Nota 2]

Para entonces Marc Bloch se encontraba lejos de su Sorbona, en Montpellier, en zona libre. París estaba ocupado por los alemanes y Marc Bloch en su calidad de judío (tranquilamente agnóstico y totalmente integrado a Francia, como otro historiador famoso por sus libros de texto, Jules Isaac) había visto con tristeza y rabia como el gobierno francés de Vichy -así llamado porque el mariscal Pétain se había instalado en esa ciudad de balnearios, en el centro de Francia- se anticipaba a los deseos de los nazis y manifestaba un gran celo antisemita.

En octubre de 1940 dicho gobierno promulgó un estatuto para los judíos, monumento de vergüenza, que los alemanes no le habían pedido. El estatuto excluyó a los judíos franceses de la comunidad nacional y, para empezar, de todos los empleos públicos: admistración, ejército, educación, etc... Con Marc Bloch el gobierno hizo una excepción porque era un glorioso veterano de la primera guerra mundial, pero como escribió en otra ocasión Marc Bloch a A. Meyer: `Como mis hijos no nacieron con la Legión de Honor no tienen porvenir en la administración ni en la universidad francesa."

Marc Bloch salió de París porque sabía lo que venía. No lo sorprendieron las redadas franco-nazis del verano de 1942 que mandaron miles de judíos parisinos a la muerte en los campos de concentración; consiguió trabajo en la Universidad de Montpellier, en calidad "judío patriota". Tomó contacto con la resistencia y tan pronto como los alemanes invadieron lo que había sido la "zona libre" pasó a la clandestinidad. El lector ha de saber que fue arrestado en 1944 por la Gestapo y fusilado en el fuerte de Montluc, en Lyon, cuando el desembarco aliado en Normandía preparaba la pronta liberación de Francia.


Inicio del artículo