©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1993

El segundo aliento de la pintura haitiana


La pintura haitiana encontrará muy rápidamente una nueva mirada y un segundo aliento que marcarán a partir de ese momento, su entrada en el mundo del arte internacional.

En efecto, en 1945, Andre Breton, después de un viaje a México, se quedó un tiempo en Haití y en las Antillas francesas. Fue el encuentro del maestro del surrealismo con los pintores espontáneos; el comienzo de una maravillosa aventura para estos magos del color que sólo disponían entonces medios improvisados.

Los pintores casi desconocidos, que André Breton descubrirá, no tenían ninguna formación artística, pero la riqueza de sus creaciones les dará rápidamente una reputación que traspasará las fronteras de la república.

Sin ningún dominio de las reglas académicas o de una didáctica convencional, nacieron algunos grandes talentos:

Philomé OBIN; [Nota 6] hijo de sastre, ejerció distintos oficios (peluquero, comerciante de café...) antes de dedicarse a la pintura. Está considerado como uno de los maestros del arte haitiano. Es el pintor de las multitudes, de las fiestas, de los acontecimientos históricos. "Las cuatro víctimas inocenteJ, La fiesta escolar", "Los burgueses del Cabo Haitíano hacia 1900", se cuentan entre sus composiciones principales.

Hector HYPPOLITE; el más grande y conocido de los pintores igenuo? haitianos. Muchos de sus cuadros están extraídos de la mitología vudú: La mambo "Amante Aízan Loszombis". Este universo era familiar y debía ser, para él, una fuente importante de inspiración. Hector Hyppolite era "houngan" (sacerdote del culto vudú) y representará muchas escenas místicas.

segúnAndre breton"se trata de las primeras representaciones que se hayan dado de las divinidades y de las escenas vudú en Haiti'.

Entre sus obras hay numerosas composiciones de carácter simbolista, como "Sueño de un ángel'', así como paisajes y retratos: "Nube y pájaros", "Mujer en el salón "Retrato del artista"...

Con Préféte D UFFA UT, es el mundo de lo sobrenatural el que cobra vida en sus lienzos, hechos a imagen y semejanza de sus sueños. Es uno de los pintores más admirados hoy. Semejantes a su ciudad natal, sus lienzos nos recuerdan cuentos para niños donde lo maravilloso y lo mágico están presentes: amontonamientos de casitas de mil colores, caminos que serpentean en el firmamento y multitudes coloridas que cobran vida dentro de una geografía laberíntica.

La figuración de este mundo tan elaborado es animada (como en el caso de los pintores anteriores) por las creencias mágicas. Por eso, no debe sorprender encontrar entre sus obras títulos como "Sueño místico" o Escenas vudú".

Incluyamos además, entre estos artistas del instinto a Wilson BIGAUD; quien compuso una de las obras más hermosas del arte "ingenuo" haitiano: "El paraiso terrestre". Se trata de una representación admirable del pecado original; una descripción apacible y gozosa del paraíso transportado al corazón de la selva tropical haitiana, donde Adán y Eva se mueven dentro de un universo ideal e ingenuo de brillantes colores.

Dichos pintores se cuentan entre los más conocidos y los más frecuentemente citados, pero sólo se trata de una breve ojeada, casi sacrílega, de la pintura haitiana. Son centenares los pintores haitianos -talentos conocidos u otros no tan conocidos- que ejercen su arte en la isla, pero también en Europa, sobre el continente norteamericano, o en algún lugar entre las islas vecinas del Caribe.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente