ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1993
* [Nota 23]

El corporativismo en América Latina se asocia de manera inmediata con regímenes autoritarios. Formas de organización corporativas se consideran no-democráticas, y últimamente se buscan soluciones liberales a nuestros agudos problemas económicos y sociales. Gabriel Casaburi y Sylvia Maxfíeld han escrito un ensayo en el que sugieren que sea repensada la antipatía con que las nuevas democracias latinoamericanas ven al corporativismo. Sus conclusiones son muy elocuentes y podrían contribuir a cambiar la manera como en México se ha debatido el asunto: "Aún más importante debe ser repensar la transformación del rol del estado en varios países en desarrollo que están experimentando un proceso de liberalización acelerada. Como una reacción en contra de los errores en los que el estado ha incurrido en el pasado como agente de desarrollo, pero también reflejo de las ideas económicas neoclásicas en voga, la mayoría de los países en desarrollo que están abriendo sus economías están al mismo tiempo reduciendo dramáticamente la esfera de influencia de la acción estatal en la economía y en la sociedad. La lección que nos ofrecen las pequeñas economías abiertas europeas [Suiza, Holanda, Bélgica, Austria, Suecia, Dinamarca, Noruega] sugiere otra cosa. Para lograr ser flexibles frente a los cambios económicos que vienen del exterior, para poder ajustarse rápidamente a un ambiente internacional cambiante y a la vez mantener el desajuste social y sus costos en niveles mínimos, estas pequefias economías abiertas de Europa han mantenido al estado jugando un rol crucial como mediador entre las presiones venidas del exterior y el ajuste doméstico. También ha sido el estado quien ha mediado en el forcejeo entre los grupos de interés por influir en la distribución doméstica de los costos que genera el ajuste. El no reconocer este hechopuede ser altamente costoso en términos sociales y políticos para las nacientes, economías abiertas de América Latina". G. Casaburiy S. Maxfleld, Closing the Gap Between Atlante and Third World-oriented International Political Economy", ensayo inédito, Universidad de Yale, 1992. Un extraordinario libro que discute las características del corporativismo en las pequeñas economías europeas es el de Peter J. Katzenstein, Small States in World Markests: Industrial Policy in Europe, Ithaca, Cornell University Press, 1985. Desde luego que habría que reformular algunos de los aspectos más antidemocráticos del corporativismo mexicano, pero desaparecerlo llevaría a lamentar más el remedio que la enfermedad. Piense el lector lo difícil que hubiera sido instrumentar las exitosas políticas de ajuste económico que se inciaron en México a finales de 1987 si el sistema político no hubiera contado con una estructura de representación de intereses sectoriales. El Pacto no sólo fue bien diseñado en términos de política macroeconómica, sino que, además, se contó con el marco institucional para instrumentarlo.


Inicio del artículo