©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Verano 1993

TRABAJO Y PRODUCTIVIDAD: EL FACTOR HUMANO EN EL SISTEMA OHNO

Author: Horacio C. Foladori[Nota 1]

Introducción
1. Sobre la organización del sistema de producción
2. Sobre la organización de las relaciones salariales

Introducción


A principios de siglo, Taylor[Nota 1] y Ford[Nota 2] revolucionaron de manera importante el sistema de producción. Cada cual hizo propuestas notables para mejorar la productividad, hacer a los hombres más eficaces, reducir costos, agilizar procesos, etc. Ohno, ingeniero jefe de la Toyota, propuso una serie de innovaciones en el sistema productivo que han dado vuelta el tradicional modelo occidental, haciendolo mucho más competitivo - en tanto que se producen productos de mejor calidad a costos más bajos, aumentando así la tasa de ganancia- a tal grado que industrias norteamericanas han manifestado su imposibilidad de defenderse de las industrias japonesas, anunciando así su propia derrota. Partiendo de una férrea crítica del taylorismo y del fordismo, Ohno pudo pensar en un nuevo modelo, edificado sobre la negación de los sistemas anteriores. En todo caso, su propuesta de "pensar al revés" a los científicos de la industria y de la producción occidental, condujo - acompañado de una serie de movimientos más generales de las políticas productivas niponas- a una reorganización de la Toyota, de muchas industrias y empresas que, por convencimiento o presiones, han tenido que organizarse siguiendo los parámetros del ohinismo.

Ahora bien, no es nuestra intención penetrar en los vericuetos del sistema japonés. Más bien, el interés apunta a mostrar de qué modo el cambio organizativo provoca una serie de efectos en el factor humano: en el imaginario de los trabajadores, en la subjetividad de los mismos, en la relación de éstos con el producto de su trabajo y en las relaciones entre los mismos trabajadores.[Nota 3] Dichos efectos significan, a nuestro juicio, un singular avance en el trato al trabajador, pues generan un cambio sustancial en la relaciones laborales, que - aunque el modelo no lo explicite ni lo busque- incide en modificaciones importantes, tanto en las actitudes que los trabajadores pueden tener con respecto a sus inserción laboral, como en la imagen de la empresa en la cual laboran.

Creemos que si bien el ohinismo no logra superar totalmente críticas que se hacen a la sociedad industrial, a la deshumanización del trabajo, a la robotización, al desprecio por el trabajador, a las condiciones que determinan el fenómeno productivo, etc., sus innovaciones son de tal magnitud que conforman un salto adelante en el tratamiento de estos temas. Se demuestra así que la producción puede tomar en consideración las necesidades de sus propios trabajadores, claro está que para beneficiarse de su productividad. Actualmente, el sistema más eficaz de producción es tal, porque "piensa" de alguna manera la incidencia del factor humano. Es por eso que logra niveles excelentes de productividad, calidad y eficacia: es un sistema más flexible y con consideraciones a la humanidad de los individuos soportes, si bien hay que reconocer que no lo logra sin costos sociales y psicológicos que deben ser destacados.

Pasemos al análisis de los diversos factores del modelo y sus consecuencias psicológicas que apuntarán a demostrar lo expuesto.


Inicio del artículoRegresosiguiente