©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Verano 1993

1.6. La eficacia por la totalidad


Taylor y Ford pusieron el énfasis en la producción individual; la dedicación del trabajador a una sola función se apoya en el principio de que un dominio más profundo de la función aumenta la productividad del trabajador. Por ello, la introducción de la medición de tiempos, controles y estándares que se difunden, plantean el interés de que cada quien compita a su vez con los demás para elevar los estándares de producción. Si bien se creyó en su momento que esta postura llevaba a un sistema más racional y productivo, ya Elton Mayo [Nota 7] pudo de mostrar que en un contexto grupal los estándares responden a acuerdos tácticos y explícitos entre los integrantes del equipo, por lo que presiones sobre individuos aislados no introducen modificaciones en la producción; por el contrario, generan respuestas grupales de rechazo. [Nota 8]

Así, Mayo se dio cuenta de que el factor grupal era esencial para lograr incrementar la productividad.[Nota 9] Ohno, citado por Coriat, dice "El deporte puede sugerirnos muchas cosas. Si en un campo de fútbol trazáramos líneas que delimitaran rigurosamente la zona de actividad, ésto le quitaría mucho interés al juego. El señalamiento se aplica también a la fábrica. No porque se hayan delimitado estrechamente las responsabilidades de cada quién, las cosas marchan forzosamente bien". (p.55). Y más adelante, "Hay que buscar la eficacia de cada uno de los operadores en cada una de las líneas de producción, luego la de los operadores en calidad de grupo y finalmente la del conjunto de líneas, es decir de la totalidad de la fábrica. Hay que bus, car la eficacia de la partes pero también la del todo" (p.54).[Nota 10]

Aludiendo a la división por el paralelo 38 de las dos Coreas, Ohno reflexiona sobre lo impropio de delimitar las zonas de trabajo de cada obrero. Es cierto que para ello se apoya en el "tiempo compartido" (las tareas asignadas son compatibles e incesantemente recompartibles evitando los tiempos muertos) y en el Kan-Ban,[Nota 11] pero también el "grupismo japonés" abren nuevas formas de cooperación entre los trabajadores. Esta línea introducida en la psicología industrial por las escuelas de dinámica de grupos y de psicología organizacional ha sido poco considerada en occidente, particularmente en el tercer mundo, que en muchísimos casos sigue operando con la estructura tayloriana de principios de siglo, a pesar de haberse ya demostrado su inoperancia e ineficiencia. Muchos anacronismos persisten aún en la producción industrial.[Nota 12]


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente