©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1993-1994

2. Los hechos


La consumación de la independencia nacional es buen ejemplo de su talento de historiador. Es obvio que el personaje central del proceso -Iturbide- no era precisamente santo de su devoción:

¿Quién podría haber pensado jamás que el oficial mexicano que había derramado más sangre de sus conciudadanos para sostener la dependencia y esclavitud de su patria fuese el destinado para ponerse a la cabeza de un gran movimiento que destruyese el poder de los españoles para siempre? ¿Qué se hubiera pensado del que en 1817 hubiese dicho que Iturbide ocuparía el lugar de Morelos o que sustituiría a Mina?[Nota 11]

Y sin embargo, Zavala reconoció los méritos de Iturbide o, más bien enumeró los propios de un líder capaz de terminar con la guerra de independencia. Éste requería "un alma superior"; y una inteligencia a la altura de las circunstancias. Iturbide cumplía cabalmente los requisitos, y el Plan de Iguala resultaría a la postre "una obra maestra de política y saber [ya que] conciliaba todos los intereses, eleva[bal a la Nueva España al rango de una nación independiente". [Nota 12]

Lorenzo de Zavala estaba convencido de que el ejército trigarante, el Plan de Iguald, la consecución misma de la independencia formal el 27 de septiembre de 1821 fueron el resultado de un compromiso político, del buen aprovechamiento de una coyuntura. Las diferencias de fondo, las verdaderas contradicciones políticas no desaparecieron; sencillamente se pospuso su resolución. La aparición de los partidos iturbidista, borbonista o republicano y su enconada lucha eran la expresión de ese ajuste de cuentas que la coyuntura dilató.

No es de menospreciar la caracterización de Zavala de la consumación de independencia. Historiadores contemporáneos han recuperado la hipótesis del compromiso político que posibilitó la independencia. [Nota 13]Pero hay en Zavala algo más, un contraste dramático entre su talento para evaluar a los hechos y a los hombres.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente