©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1993-1994

2. La historia como tautología


Para Lucas Alamán ¿qué sentido tuvo escribir una historia de México? En su prólogo, Alamán confesó que se había sentido obligado a escribir esa Historia "por una deuda de justicia que debo a la posteridad La afirmación, aunque inequívoca, parece insuficiente. En un último párrafo del mismo prólogo, crudamente materialista, Alamán recuerda que:

La utilidad de la historia consiste, no precisamente en el conocimiento de los hechos, sino en penetrar el influjo que éstos han tenido los unos sobre los otros; en ligarlos entre sí de manera que en los primeros se eche de ver la causa productora de los últimos, y en éstos la consecuencia precisa de aquellos. [Nota 18]

Más adelante concluiría que si su obra llegase a ser útil a la nación mexicana o a otra, todo el mérito radicaría en haber mostrado "cómo los errores de los hombres pueden hacer inútiles los más bellos presentes de la naturaleza". [Nota 19]

Estamos aquí ante una primera evidencia de la concepción que de la historia tuvo Lucas Alamán. La historia la hacen los hombres, sus aciertos y sus errores. La historia es un proceso radicalmente concreto. La causalidad profunda de los acontecimientos no está sino en sus antecedentes y en su propio desarrollo. No existe para Alamán ninguna causa determinante que sea externa a los sucesos acaecidos. La historia se basta a sí misma, es autosuficiente y plenamente cognoscible. Por eso Alamán hizo una historia fundada en documentos, en testimonios --propios o ajenos---, en estadísticas: la historia se explica a sí misma y desde sí misma.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente