©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1993-1994

llustración: deshacerse de Gaza


Los crecientes disturbios en los territorios ocupados y principalmente en Gaza, además de la perspectiva de una revigorización de la Intifada después de la relativa calma durante la Guerra del Golfo (1990/91), se percibían en Israel como elementos de alto riesgo para su seguridad territorial. Además y aún más importante, los altos costos de mantener el orden en los territorios empezaban a sentirse, sobre todo con la llegada de miles de judíos rusos que debilitaban la economía del Estado. El arreglo fue transferir la responsabilidad de la seguridad en Gaza y Jericó a fuerzas palestinas "autorizadas" por los israelíes. Quién mejor que los mismos palestinos para controlar la creciente "ola islámica" y el recrudecimiento de los disturbios en Gaza.

Con esta transferencia de autoridad, la OLP se compromete a garantizar el orden y la seguridad en Gaza, mientras que Israel, no sólo baja los costos que esto implica, sino que también adquiere dos ventajas resultantes. La primera es relativa a su imagen internacional; no serán soldados israelíes los acusados de maltratar, lesionar y matar a los "niños de las piedras" de la Intifada, sino los propios palestinos. Eso puede redundar en mayor apoyo financiero, principalmente de los Estados Unidos, con una aprobación más rápida de su órgano legislativo. La segunda ventaja es que si la OLP no impide ataques a colonos judíos por parte de palestinos, se planteará la necesidad de mantener una presencia militar israelí en la zona. Como lo destacó Mordejai Gur, Vice Ministro de Defensa israelí, Israel podrá intervenir en "cualquier rincón de Gaza y Cisjordania" si el gobierno autónomo palestino "no puede controlar a los terrorista? . [Nota 14]


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente