©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1993-1994

Factores extremos :credibilidad internacional y presión sobre Israel


Por primera vez en su historia, la OLP fue reconocida por Israel como actor en lo que siempre se había llamado el conflicto Arabe-Israelí. La OLP, fundada en 1964 en El Cairo, fue reconocida en 1974 por la Asamblea General de las Naciones Unidas como "el único y legítimo representante M pueblo palestino", recibiendo el estatus de miembro observador en dicha organización. Pero, desde su desastrosa estrategia durante la Guerra del Golfo, cuando fue acusada de alinearse con el régimen de Sadam Hussein, la OLP perdió mucho prestigio a nivel internacional. (Es importante reconocer que en sus declaraciones, la OLP condenaba el uso masivo de la fuerza por parte de Estados Unidos y sus aliados. Como víctima misma de invasión y ocupación, la OLP no podía aprobar la invasión iraquí de Kuwait.) Una de las consecuencias de dicha estrategia fue la drástica reducción del apoyo financiero por parte de los países del Golfo, que se sumó a los gastos por ayuda económica que la OLP proporcionó a miles de palestinos expulsados de esos países.[Nota 22]

Por ello, al entablar negociaciones directas con Israel y lograr un acuerdo, aunque limitado, pretende restablecer su credibilidad en la escena internacional, además de ejercer un control directo sobre el futuro de los palestinos asentados en los territorios ocupados y en otros países. Asimismo, las negociaciones directas con Israel demostrarían a las demás naciones la seriedad de la OLP, dado su deseo de resolver el conflicto. por la vía pacífica y aumentaría su respeto en los foros internacionales, con efectos políticos y económicos positivos. En cuanto a efectos políticos, el Acuerdo llevó a la reanudación de sus relaciones con los Estados Unidos en octubre de 1993. [Nota 23] Estas relaciones, iniciadas en 1988, fueron interrumpidas durante la Guerra del Golfo a raíz de la posición que adoptara la organización. Lo importante del restablecimiento es que son cruciales para afianzar su autoridad como representante del pueblo palestino, y crear un medio de presión frente a Israel para que cumpla con los términos del Acuerdo. Como lo demuestran las gestiones de mediación del entonces Secretario de Estado Henry Kissinger y del Presidente Jimmy Carter en 1973/74 para los Acuerdos Interinos entre Israel, Siria y Egipto al final de la guerra de 1973, y en 1978/79 con el Acuerdo de Campo David, Estados Unidos fue el único país con recursos e influencia sobre Israel para conseguir que éste negociara de buena fe y cumpliera con sus compromisos. Sin el apoyo de los Estados Unidos, la OLP sabía que carecía de un medio de presión necesario para que Israel cumpla con los términos del Acuerdo

En cuanto a los efectos económicos, el Acuerdo le abriría a la OLP contactos con la comunidad internacional y posiblemente ayuda financiera por parte de ciertos países de la Comunidad Europea o Japón. Además, con una posición moderada, los flujos financieros de los países del Golfo Pérsico se podrían reanudar. En octubre de 1993, además de reiniciar relaciones con la OLP, el Senado norteamericano suspendió "temporalmente" las sanciones que impedían a la OLP acceder a la asistencia económica de los Estados Unidos a través de organismos internacionales. [Nota 24] Pero, al no cumplirse la primera fase del Acuerdo el 13 de diciembre de 1993, no se otorgó la ayuda económica prometida por el Banco Mundial, la Comunidad Europea y los Estados Unidos para apoyar al Acuerdo de septiembre de 1993. [Nota 25]

Es importante señalar que estos efectos no se lograron con las declaraciones de 1988 ni con las negociaciones de Washington. En 1988, Israel no tenía interés en llegar a un acuerdo directo con la OLP; por otro lado, las negociaciones de Washington fueron un fracaso. [Nota 26]En efecto, desde que empezaron éstas, la OLP había dado el visto bueno a las mismas, tratando de cambiar el estatus de la Organización, de simple observador a participante activo. La oferta de negociar directamente con Israel, hecha por los mediadores noruegos, fue bienvenida. Además, para la delegación palestina compuesta por palestinos de los territorios ocupados sin lazos oficiales con la OLP, las negociaciones fueron percibidas como un fracaso por dos razones interrelacionadas. Primero, los israelíes parecían decididos a no hacer ninguna concesión; y segundo, a juicio de los palestinos, tampoco actuaban de buena fe. Hanan Ashrawi, entonces vocera de la delegación palestina en Washington, declaró que "después de 14 meses, las negociaciones no registraron avance alguno". [Nota 27] Como lo indicó también Abdul al-Amid al-Saih, cuando renunció a su cargo de jefe de dicha ¿delegación después del fracaso de la décima ronda, lo que [Israel] nos está imponiendo es una capitulación, no la paz". [Nota 28] En vista de que no se llegó a resultado alguno, y de que la OLP percibió el deseo de Israel de negociar con ellos, aceptaron abrir negociaciones secretas.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente