©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1993-1994

Conclusión


El Acuerdo fue llamado el primer paso en el camino hacia la paz. Pero los caminos por donde israelíes y palestinos tienen que caminar parecen desvíos peligrosos. La región sigue estando altamente militarizada, y tanto Israel como la OLP se enfrentan a una creciente oposición interna. Por ejemplo, durante una visita a Washington en noviembre de 1993, el Primer Ministro lsaac Rabin firmó un acuerdo con el Secretario de Defensa norteamericano, Les Aspin, para la compra de veinte aviones de combate F15 (''Eagle'') por 1.800 millones de dólares. [Nota 40] En cuanto a la oposición interna, el gobierno de lsaac Rabin tiene que responder al rechazo de los colonosjudíos a aceptarel desmantelamiento de colonias, y la oposición de grupos como Gush Emunim (organización armada de colonos), Shas (partido político extremista ortodoxo) y del partido derechista de oposición, el Likud, encabezado por Benjamin Netanyahu, que se oponen al Acuerdo. La elección de Ehud Omert, del Likud opositor al Acuerdo, como Alcalde de Jerusalén en noviembre de 1993, es un ejemplo de lo que podría resultar, si se llama a nuevas elecciones legislativas. [Nota 41] Por el lado palestino hay que diferenciar entre la OLP y los palestinos de los territorios ocupados. La OLP, con la creciente oposición al Acuerdo se encuentra en plena crisis interna, sobre todo en vista de las dificultades de lograr el cumplimiento de compromisos de Israel. Obviamente, los asesinatos de altos funcionarios de la OLP como Asa'ad Sartawi, cercano colaborador de Arafat, en octubre de 1993, no ayudan. [Nota 42] Además, la organización tiene que enfrentar una creciente oposición en los territorios ocupados por grupos como Hamas, que aumentaría si no se satisfacen las expectativas creadas por el Acuerdo.

El camino hacia la paz es difícil en cualquier instancia, y este Acuerdo, supuestamente iba a abrirlo. Pero si no se respetan sus términos se volverá más difícil aún. No pueden darse pasos hacia atrás, y los hacia adelante tienen que ser tomados con cuidado y mutuo respeto. Como corolario digamos que los palestinos de los territorios ocupados, hoy pueden izar su bandera casi sin problemas, pero la presencia militar israelí continúa, y la Intifada también. [Nota 43]


Inicio del artículoAnteriorRegreso