©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1994

2. Librado combate por ¡Tierra y Libertad!


A partir de 1905 Librado, en su carácter de miembro de la Junta Organizadora del PLM -que tiene su sede en St. Louis Missouri y luego en Los Angeles- participa en las tareas orientadas a ampliar las bases sociales del partido; en las labores periodísticas de Regeneración, así como en la búsqueda y recolección de cuotas que permitan sostener y ampliar su circulación; en sostener una nutrida correspondencia de cartas, circulares y resoluciones para organizar, política y militarmente, a los liberales con el fin de derrocar por la vía armada a la dictadura porfirista.

Ante el acoso continuo del gobierno de Díaz, Ricardo y Enrique Flores Magón y Juan Sarabia tienen que huir al Canadá a principios de 1906. Librado se queda a cargo de la Junta, junto a Antonio 1. Villarreal y Manuel Sarabia. Edita Regeneración y selecciona las propuestas que llegan de todas partes del país y de la frontera para la elaboración del Programa del Partido Liberal.

Al producirse la escisión entre Camilo Arriaga y Ricardo, Librado decide permanecer junto a Ricardo por afinidad ideológica, a pesar de haber iniciado su lucha en contra de la dictadura junto a Camilo en el Club Liberal Ponciano Arriaga de San Luis Potosí. Después del fracaso del levantamiento armado de 1906, aprehendidos los miembros del club de Douglas e importantes dirigentes de la Junta, el gobierno mexicano con la colaboración de la agencia de detectives Furlong, del cónsul Miguel Diebold y de autoridades menores de St. Louis Mo., logra aprehender a Librado a fines de octubre. Rivera mismo nos relata en detalle los frustrados intentos de secuestro, y después de extradición, del gobierno mexicano:

El 31 de octubre fuí arrestado sin orden alguna de arresto y enviado a las oficinas de inmigración de Saint Louis. De ahí se me plagió en ferrocarril por la noche camino a México. Los detectives me dijeron que iba a ser entregado al gobierno mexicano. Pero repentinamente mis guardianes recibieron un telegrama de la pequeña estación de Ironton, Mo., a ochenta millas de Saint Louis. En la cárcel de esta población se me dejó completamente incomunicado durante tres semanas. El St. LouisPost-Dispatch, el St.Louis Globe Democrat, llevaron a cabo una campaña vigorosa para acertar mi paradero. Como el cónsul mexicano y los empleados de inmigración de St. Louis sabían donde me tenían secuestrado, me regresaron a St. Louis, y presentaron una acusación falsa hecha por el gobierno mexicano, que demandaba mi extradición inmediata. La acusación se basaba en los falsos hechos de que durante una huelga de trabajadores en Cananea, Sonora, en 1906, yo fuí el lider, fomenté motines, cometí asesinato, robo, incendio, etc.; pero como probé la coartada y presenté muchos testigos y pruebas irrefutables a mi favor, el comisionado especial federal James R. Gray, pudo ver claramente la mala fe del gobierno mexicano en contra mía y desechó la acusación... después, supe que el cónsul mexicano preparaba otra acusación para arrestarme otra vez... me marché de St. Louis.[Nota 12]

En el tránsito de 1906 a 1907 Librado inicia una penosa peregrinación de seis meses para finalmente reunirse con Ricardo en Los Angeles en julio de 1907. De las penurias, sobresaltos, huidas y persecusiones, por los que pasa en esos seis meses, da cuenta Librado en un profuso epistolario desde Denver, Colorado Springs y El Paso, lugares en los que se va refugiando sucesivamente. A continuación destaco el contenido de algunas de dichas cartas.

En una carta dirigida a Aarón López Manzano el 16 de abril, Librado le comenta desde Denver que el hecho de que el viejo dictador haya apresado a todos sus compañeros de lucha es propaganda en su contra; lamenta la situación de Juan, preso en San Juan de Ulúa, la difícil situación de Regeneración cuya circulación ha sido prohibida en México, lo que dificulta conseguir recursos para liberar a los presos y continuar la lucha. Al referirse a su situación personal señala: "estoy pasando la vida con grandes estrecheces económicas, enfermo y sin trabajo". Añade que "hay que resignarse a todos los sufrimientos mientras llegue el día de nuestro completo triunfo por la libertad".[Nota 13]

En una segunda carta, del mismo día, dirigida a Tomás Sarabia expresa temores por la vida de Antonio de P. Araujo, quien ha sido aprehendido. Luego relata su vida cotidiana:

Estoy en una comunidad de más de 40 trabajadores, todos pobres, nuestros cuartos son celdas en donde apenas cabe una cama, las celdas están separadas por tabiques de madera, destapadas por la parte de arriba, yo no tengo e uipaje alguno. Lo único que tengo es la ropa que traigo puesta... [Nota 14]

El 28 de abril le escribe a sus compañeros desde Colorado Springs:

Ayer llegué a este punto después de grandes dificultades. El primer día anduve 33 millas entre la lluvia y la nieve. Los días siguientes los pasé caminando por la sierra. Tengo los pies llenos de llagas por los zapatos que se me pusieron tan duros con la mojada del primer día.[Nota 15]

Librado llega al El Paso a mediados de Junio y desde ahí le comenta en una carta a Antonio de P. Araujo:

Después de una penosa excursión a través de varios estados de la Unión Americana llegué a lugar seguro, a la casa de amigos y valientes correligionarios que me han colmado de atenciones... El aislamiento involuntario a que estuve sometido por más de medio año del contacto de los nuestros, me tenía desesperado. Al llegar tuve noticias buenas las más y malas algunas. Me conmueven hondamente las malas noticias como la aprehensión de Aarón y el encarcelamiento de la correligionaria Modesta Abascal en la ciudad de México, como también me conmueve la autodefensa de Juan Sarabia. Pero en cambio me alegran los progresos revolucionarios contra el Viejo. Ahora sí veo brillar el sol de la libertad para la Patria aún esclavizada.[Nota 16]

En Agosto de 1907, Librado, Ricardo y Antonio son arrestados y, como el nuevo intento de secuestro vuelve a fracasar, son recluidos, bajo falsas acusaciones, en la cárcel del condado de Los Angeles, en donde permanecen diecinueve meses, sin derecho de amparo, ni libertad provisional, ni derecho a fianza.

En 1908 los miembros de la JOPLM ya se consideran anarquistas. Ricardo se lo comunica en carta a Enrique:

Antonio y Manuel no sabrán la fecha, ni los programas del movimiento. Decididamente sólo a Escoffié y a Pérez concederemos acceso, siempre que no hayan perdido sus ideales anarquistas; si los perdieron, esperaremos a que se den a conocer algunos anarquistas inteligentes, para hacerlos miembros de la Junta, estando de común acuerdo en la elección Práxedis, tú, Librado y yo, que somos del mismo ideal.[Nota 17]

Sin embargo, por razones tácticas no exibirían todavía tal filiación. Como se ve en la cita anterior, la Junta había decidido excluir del levantamiento armado de junio de 1908 a Manuel Sarabia y Antonio Villarreal, quienes también estaban en la cárcel. Pero el fracaso del movimiento armado precipitó la escisión. Librado comenta sobre una de las causas del fracaso:

El gobierno de México sabía que nosotros estábamos en comunicación con los revolucionarios y recomendó al Cónsul de Los Angeles que ejerciera estricta vigilancia sobre nosotros hasta que este esbirro llegó al fin a pescar el hilo de nuestra comunicación con los de afuera cateando la ropa sucia que enviábamos a las familias... sacó de las pretinas de los calzoncillos unos trapitos en los cuales enviábamos cartas y nombramientos... El cónsul Antonio Lozano, sacó retratos de esos lienzos y mandó copias a Washington y al gobierno de México. Pero la revolución se llevó a cabo a pesar de todas estas denuncias aunque precipitando el levantamiento... [Nota 18]

Es importante destacar la radicalización y la colaboración de su esposa, Concha, que permitió el intercambio de correspondencia tanto de carácter partidario como personal. En una carta del 28 de noviembre Librado le comenta: "nuestra ¡da a Arizona tal vez se verifique en el mes de Enero... Voy a comunicarte una buena noticia, que el gobierno de la ciudad de México no se atreve a perseguir a los revolucionarios, todos ellos están remontados en las sierras de aquel país y bien defendidos". En esta carta Librado asume el papel de profesor frente a su esposa: "Voy a corregirte la palabra esposo, casi siempre le pones una h al principio, no necesita esta letra. Procura escribirla como te la puse aquí. Otra vez te haré muchas correcciones, bajo el concepto que me pagarás cada lección a precio regular, pues no quedaría conforme con un sueldo pequeño."[Nota 19] El 20 de diciembre le explica a Concha sus diferencias con Antonio Villarreal y Manuel Sarabia:

No necesitamos la cooperación de Manuel ni la de Antonio para nada; al contrario la continuación de estos dos señores en el seno de la Junta sería de gran prejuicio para la libertad de la clase trabajadora, ellos no quieren a la clase pobre, a la clase obrera, a esa clase a las que las naciones deben su progreso ... Los miembros de la Junta que quedamos...luchamos por la libertad y felicidad de esa clase desamparada y ellos no.[Nota 20]

La carta continúa señalando que los socialistas de Los Angeles les enviaron dinero; que en la última visita que le hicieron vio a los tres gordos, refiriéndose a su esposa y a sus hijos Antonio y Cuca. A partir de esta carta ya sólo hablará de estos dos hijos y nunca más mencionará a su tercera hija, Teresa, que al parecer falleció. Luego le recomienda: "procura que no se note la costura, a veces la haces con descuido y se nota mucho, ya sabes que hay que cuidar este único recurso que nos queda para comunicarnos..." Librado también le expresa a su mujer su profundo amor: "No tengo otra cosa que comunicarte más que el gran desee- que tengo de darte muchos besos... Tu es oso que te ama de corazón y que te amará hasta el último momento."[Nota 21]

A principios de 1909 son trasladados a Arizona y en Mayo sentenciados, por violar las leyes de neutralidad, a 18 meses de cárcel. En Agosto de 1910, de regreso a Los Angeles, reanudan sus actividades ya como anarquistas, Regeneración refleja esta orientación. Al estallar la revolución maderista, la Junta organiza un movimiento paralelo. Las diferencias entre ambos movimientos son inconciliables. Como el PLM entendía al movimiento maderista como una lucha en el seno de la burguesía mexicana por el poder y la supremacía económica, sostenían que la clase proletaria no debería de participar en él. En contraste, como lo señalará el Manifiesto de 1911, la revolución organizada por el PLM es de carácter anarquista y tiene como meta fundamental destruir la propiedad privada y dar paso a una sociedad igualitaria. Enarbolan entonces el lema ¡Tierra y Libertad! que toman de los populistas rusos.[Nota 22]

En 1911 el PLM intenta fundar una sociedad anarquista modelo en Baja California, cuyo primer paso es la toma de Mexicali el 29 de enero de 1911. a Junta Organizadora del PLM distribuye la siguiente proclama:

El partido liberal mexicano no trabaja para llevar a la presidencia a ningún hombre ... trabaja para conquistar las libertades para el pueblo, considerando como la base de todas las libertades, la libertad económica. Como medios para conquistar la libertad económica, el PLM se propone levantarse en armas contra la tiranía política y la tiranía capitalista que oprimen y degradan al pueblo mexicano ... ennoblecer el trabajo de modo que éste no sea por más tiempo la vergonzosa tarea del presidiario, sino el esfuerzo metódico y sano de hombres y mujeres librés, dedicados a la producción de la riqueza social ... Las reivindicaciones del PLM son muy amplias y van muy lejos, pero se conforman con obtener para el pueblo: pan, instrucción y bienestar para hombres y mujeres, por medio de la toma de posesión de la tierra, de la reducción de las horas de trabajo, el aumento de los salarios, y la organización y educación del pueblo productor ... El Programa del Partido Liberal promulgado por la Junta el primero de julio de 1906 puede quedar reducido a lo siguiente: Tierra para todos, panpara todos y libertad para todos.[Nota 23]

Por la composición internacional de las tropas revolucionarias que intervinieron en Baja California, el calificativo que los magonistas reciben de sus enemigos se transforma de "revoltosos" en "filibustreros". Librado analizaría así los acontecimientos de Baja California:

Sería largo mencionar todos los grupos rebeldes que enarbolaron la Bandera Roja de Tierra y Libertad, desde 1910, en varios lugares de México... Lázaro S. Alanís tomó San Ignacio, Chihuahua, y otros puntos a fines de enero de 1911, mientras Prisciliano Silva se hacía fuerte en Guadalupe y otros pueblos cercanos a Ciudad Juárez, Chihuahua, a mediados de febrero de 1911. Aquí mismo, a unos cuantos kms. de Villa Cecilia, las fuerzas liberales después de un reñido combate, capturaron la población de Pánuco, Veracruz, donde la Bandera Roja de Tierra y Libertad ondeó en los principales edificios de gobierno, el 8 de mayo de 1911. Así es que el movimiento de Baja California no era un movimiento revolucionario independiente del movimiento general en México contra la dictadura. Que en estas últimas fuerzas se encontraban luchadores de varias nacionalidades, habrá que advertir que nuestras amplias miras emancipadoras no excluyen a libertarios de otras razas. Deseábamos en nuestras filas hombres de corazón, de sanos principios y amantes de la libertad. [Nota 24]

El Manifiesto de 1911, publicado en Regeneración el 23 de Septiembre de 1911 es el documento más importante del período anarquista del PLM. Las tesis generales del Manifiesto se centran en la abolición de la Propiedad privada, lo que traerá:

el aniquilamiento de todas las instituciones políticas, económicas, sociales, religiosas y morales que componen el ambiente dentro del cual se asfixian la libre iniciativa y la libre asociación de los seres humanos que se ven obligados, para no perecer, a entablar entre sí una encarnizada competencia, de la que salen triunfantes, los más astutos, los más egoístas, los menos escrupulosos, los más duros de corazón, los que colocan su bienestar personal sobre cualquier consideración de humana solidaridad y de humana justicia.[Nota 25]

Este párrafo muestra una profunda comprensión de las consecuencias humanas de la competencia capitalista y de los rasgos de personalidad estimulados y premiados en dicha competencia. Sin la propiedad privada, continúa el Manifiesto, no tienen razón de ser el gobierno ("necesario tan sólo para tener a raya a los desheredados"), ni la iglesia ("cuyo exclusivo objeto es estrangular en el ser humano la innata rebeldía contra la opresión"). La humanidad queda dividida:

en dos clases sociales de intereses diametralmente opuestos: la que posee la tierra, la maquinaria de producción y los medios de transportación de las riquezas y la clase que no cuenta más que con sus brazos para proporcionarse el sustento.[Nota 26]

Estas tesis generales son complementadas con una especificación de los derechos humanos, a los que se contrapone una obligación:

Todo ser humano, por el solo hecho de venir a la vida, tiene derecho a gozar de todas y cada una de las ventajas que la civilización moderna ofrece, porque esas ventajas son el producto del esfuerzo y el sacrificio de la clase trabajadora de todos los tiempos... El Partido liberal Mexicano reconoce, como necesario, el trabajo para la subsistencia y, por lo tanto, todos, con excepción de los ancianos, de los impedidos e inútiles y de los niños, tienen que dedicarse a producir algo útil para poder dar satisfacción a sus necesidades. [Nota 27]

El Manifiesto llama a la población a no escuchar las dulces "canciones de las sirenas" maderistas, reyistas etc., detalla los lugares del país en donde se han expropiado tierras e impulsa a dar pasos adicionales, tomando las fábricas, minas, ferrocarriles, etc., para que queden en poder de todos y cada uno de los habitantes de México, sin distinción de sexo. Una vez efectuadas esas tomas, se realizarán inventarios de las existencias y se enviarán al "almacen general de la comunidad del que todos tendrán derecho a tomar todo lo que necesiten según sus necesidades". [Nota 28]

El Manifiesto está firmado por Ricardo Flores Magón, Librado Rivera, Anselmo L Figueroa y Enrique Flores Magón.

En junio de 1911 Librado es aprehendido junto con Ricardo y demás compañeros. Son liberados bajo caución para ser nuevamente aprehendidos un año después, juzgados y sentenciados por la expedición militar enviada a Baja California, bajo los cargos de haber violado las leyes de neutralidad. Librado dice:

La acusación que entonces se hizo contra nosotros fue similar a la anterior (se refiere a la de Arizona), violación a las leyes de neutralidad de Estados Unidos; pero en esta ocasión el fraude fue descubierto, poco después de que fuimos sentenciados, los principales testigos de cargo, hicieron declaraciones amplias y extendieron de ellas documentos legalizados, poniendo en limpio nuestra inocencia. En esos documentos declararon que habían recibido ciertas sumas de dinero del gobierno mexicano por conducto del mismo fiscal que nos persiguió, a condición de que ellos aprendiesen de memoria las declaraciones que se quiso rindieran en nuestra contra. Estos documentos fueron remitidos al Ministerio de Justicia en Washington, pero dicho Ministerio no les prestó atención y tuvimos que cumplir toda nuestra sentencia de 23 meses en la isla de McNeil...[Nota 29]

Estos son tiempos difíciles para la Junta porque a partir de la renuncia de Díaz, que era el elemento que aglutinaba a las fuerzas revolucionarias, y del triunfo de Madero, muchos combatientes magonistas, ya veteranos de guerra, depusieron las armas, se unieron a otros ejércitos revolucionarios, murieron, o al igual que los miembros de la Junta estaban encarcelados.

Estando Librado en la cárcel su esposa enfermó gravemente y murió a finales de 1913. Dice Nicolás Bernal:

Concepción Arredondo, conocida entre nosotros como Concha, murió cuando Librado se encontraba preso. En este instante tan doloroso de su vida no le permitieron asistirla en sus últimos momentos, pues las autoridades del penal le ponían como condición el pago de los gastos que ocasionara su custodia al ser trasladado de la cárcel al lugar donde se encontraba su esposa; por supuesto que no tuvo el dinero suficiente para cumplir con ese requisito. [Nota 30]

Librado no sólo había perdido a su esposa y a la madre de sus hijos sino también a una compañera inseparable en la lucha. Liberados a principios de 1914, Librado y sus compañeros regresaron a Los Angeles y reanudaron la publicación de Regeneración. Al parecer no consideraron detenidamente la opción de regresar a México. En los contactos que habían tenido con Zapata, éste les propuso que se trasladaran a Morelos y editar Regeneración en la capital del estado, aprovechando el papel de la fábrica San Rafael que se encontraba bajo su control.[Nota 31] Aunque la oferta fue hecha cuando estaban en la cárcel, parecería que el año 1914 ofrecía inmejorables perspectivas. Las ventajas que ello les hubiese representado en términos de influencia ante la opinión pública para reivindicar la revolución anarquista-popular y desenmascarar a Carranza, quien con habilidad política enriquecía su movimiento con demandas sociales, hubiesen sido enormes. La historia del grupo, y quizás la de la revolución en su conjunto, hubiesen sido diferentes.

Pasada la oportunidad, vendrían nuevos encarcelamientos, de los cuales uno sería el definitivo para Ricardo. En 1918 son nuevamente arrestados, esta vez por "Violar la Ley de Espionaje", al haber publicado el 16 de marzo el Manifiesto de "La Junta Organizadora del PLM a los Miembros del Partido, a los Anarquistas del Mundo Entero y a los Trabajadores en General", que firman Ricardo y Librado solamente,[Nota 32] en el que hacen un llamado a los anarquistas del mundo a "propagar el ideario anarquista con tesón para preparar al pueblo para que no se deje arrastrar por los que quieren conducirlo ahora por caminos de flores a idéntica esclavitud o tiranía semejante a la que hoy sufrimos", y para que 41espere con serenidad el gran momento que vislumbrarnos", el de Ia insurrección de todos los pueblos contra las condiciones existentes".

Este llamado a los trabajadores del mundo enfrentó a la Junta con el gobierno norteamericano, que consideró la actitud anarquista de ésta como peligrosa para la seguridad nacional. Por este manifiesto dice Librado, "yo fuí sentenciado en 1918 a sufrir una prision de 15 años y a pagar una multa de cinco mil dólares y Ricardo a 20 años y a pagar tambien multa de cinco mil dólares.[Nota 33]

Así concluía la larga vida de Regeneración y se desintegraba definitivamente el PLM y su Junta Organizadora.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente