©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Verano 1994

V. La democracia hoy: entre la ofigocracia y la democradur


La lucha por la repartición de la riqueza y por las oportunidades de desarrollo fue el centro de la organización de las sociedades occidentales. Su pacto social era sólido gracias a la movilidad de sus agentes. Actualmente los intereses ya no son relativos a los ciudadanos o a la movilidad de los grupos sociales sino que tienen que ver con una oligarquía planetaria. Del Estado industrial moderno, como la construcción civil de los acuerdos, se llegó a una disposición burocrático-financiera que domina todas las sociedades. La república se encuentra amenazada y las normas sociales están subordinadas a los valores del mercado. Al mismo tiempo, se interpreta el mundo a través de un modo de pensamiento débil, adaptado a los medios de comunicación, lo cual da como resultado una selectividad cognitiva que deforma las figuras de la razón hasta el punto de encerrarse en estructuras de validez política paranoica. El éxtasis semiótico y los "análisis descriptivos" reemplazan a la crítica, por eso las sociedades occidentales han perdido uno de sus elementos más notables: el de su capacidad de transformación.

La disolución de las formas clásicas de la identidad, de la subjetividad de los partidos políticos y naciones, corresponde a la falta de proyectos colectivos y a una apatía individualista cargada de angustia. Esto hace que los consensos se construyan como cualquier otra mercadería a partir de las redes simbólicas que organizan el sistema de nuestras intepretaciones. Por primera vez desde la construcción de la modernidad occidental, vivimos la legitimidad de una racionalidad tecnocrática que es incapaz de pensar la justicia y la libertad y de poner un término a la muerte ecológica. Sin embargo, las propias "contradicciones sistemáticas" de semejante racionalidad explotan por todas partes. Esto nos remite a las siguientes preguntas: ¿es posible que una política social racional sea autofinanciable? ¿Por qué no hay lugar para todo el mundo en el liberalismo?

V.1 La razón procesal
V.2 El panorama económico
V. 3 El espacio cultural
V.4 La democradura
V 5 De la universalidad a la paranoia

Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente