©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1994 Primavera 1995

La universidad del siglo XXI


Esta revolución tecnológica hará desaparecer a la mayoría de las universidades, sobre todo aquéllas con un enfoque profesional, primordialmente instructivo y sólo podrán sobrevivir aquéllas de excelencia que aglutinarán a los mayores talentos para la formación de las élites intelectuales y profesionales. Pero inclusivo en éstas, aquellos cursos meramente instructivos, mecánicos o de información, serán delegados a los medios electrónicos y audiovisuales.

Los profesores de las universidades sobrevivientes serán los grandes científicos y especialistas que estarán moviendo las fronteras del conocimiento y trabajando con los jóvenes más sobresalientes de la sociedad. Es probable que las universidades supervivientes se parezcan más a las universidades clásicas como el gymnasium socrático o el forum platónico; es decir, comunidades empeñadas en la búsqueda del conocimiento en un ambiente de rigor académico y vida escolar.

El Presidente de la Universidad de Stanford, Gerhard Caster en una conferencia reciente define a la universidad del futuro como "un lugar donde el conocimiento será transmitido en la forma de habilidades y ..o de datos", y concluye que el reto será determinar unos curricula con los instrumentos analíticos apropiados para ello y que él define textualmente como aquellas "habilidades epistemológicas como la estadística, la teoría de la probabilidad, la lógica y aquellos elementos que resultan básicos para la evaluación de la evidencia científica".

Sin embargo, la universidad así concebida resultaría incompleta para los propósitos formativos de los estudiantes universitarios. Por esta razón considero que el curriculum de la universidad del futuro se parece más al de la universidad liberal, con una columna descansando en las habilidades epistemológicas y en el conocimiento de las ciencias básicas, y otra descansando en las humanidades. Una especie de vuelta a la universidad clásica.

La participación de las humanidades en la educación superior resulta indispensable cuando se reconoce un hecho fundamental: se está educando a seres humanos con dignidad, capacidad de juicio y libertad-, por ello son responsables de su propio destino y corresponsabIes de la civilización que heredan y del bienestar (le sus congéneres. Sus actos tienen consecuencias éticas y deben subordinarse a valores universales, que constituyen los cimientos de la civilización y por lo tanto de una convivencia pacífica y fructífera. Ovidio expresa esto de una manera simple al afirmar --queel estudio concienzudo de las artes liberales humaniza el carácter y no le permite ser cruel".

La denominación de educación liberal hace referencia a la palabra libertad, entendida como la posibilidad dc pensar más allá de las fronteras de las disciplinas individuales, y en oposición clara a la deformación y limitaciones que impone la especialización profesional.

Asimismo, una educación liberal contribuye a la formación de una actitud menos dogmática y por lo tanto más congruente con los propios principios científicos. Allan Bloom la expresa diciendo "que la persona educada en la tradición liberal es capaz de resistir las respuestas fáciles y preferidas, no porque sea obstinado sino porque reconoce que puede haber otras válidas a considerar".

La complejidad del mundo presente y del que está gestándose exige la formación de personas y líderes letrados en las ciencias y que sean capaces de usar este entrenamiento en una gama amplia de carreras profesionales. Las ciencias básicas deben ofrecer un conocimiento teórico y experimental dc los principios científicos, de la evolución de la ciencia, de sus interrelaciones y del método científico, así como la consecuente adquisición de habilidades analíticas, lógicas y de síntesis. Las humanidades, por su parte, en conjunción con lits ciencias deben conducir al estudiante a vivir lo que Sócrates llamó una "vida en constante examen", afirmando que una vida displicente no vale la pena vivirla.


Inicio del artículoAnteriorRegreso