©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1994 Primavera 1995

EDUCACIÓN Y UNIVERSIDAD

Author: César Mureddu[Nota 1]

Introducción
1. Análisis histórico de la función universitaria
2. Nuevas exigencias y formas en la organización universitaria
3. Perspectivas actuales
4. Conclusiones

Introducción


En épocas de transformación de la sociedad, muchas de sus estructuras pueden sufrir desestabilizaciones, a veces muy hondas.

La velocidad o la profundidad en los cambios, es decir la rapidez y el grado de penetración de los mismos, también determinan la amplitud, profundidad y duración de las desestabilizaciones de la estructura social, las cuales no son otra cosa que síntomas externos de lo que habitualmente denominamos crisis.

En efecto, como su nombre lo indica, crisis en el sentido social se refiere a una determinada situación nueva que trae consigo cambios que no pueden ser absorbidos por el sistema social con la misma rapidez con que aparecen, por lo que sus estructuras entran en crisis.

Ahora bien, tanto en el sentido individual como en el colectivo y sistémico se dice que una crisis posee, además del aspecto negativo de desestabilización, otro positivo. Ciertamente, por efecto de la crisis muchos de los elementos y relaciones que conformaban la estructura se reacomodan, se redimensionan, se abandonan, o en todo caso se reconfiguran. Por ejemplo, una estructura propia de la edad infantil al entrar a la adolescencia se desestabiliza y entra en crisis; posteriormente abandonados algunos elementos de la etapa infantil, reestructurados otros, se configura una nueva estructura, la juvenil, que permitirá el paso a la vicia adulta. En todo caso, el sentido positivo de la crisis es que significa posibilidad de desarrollo.

En este mismo orden de ideas podemos afirmar que los nuevos ordenamientos económicos de la humanidad, con los profundos cambios que han producido en la vida política del planeta, indudablemente han provocado crisis de muy diversos grados en muy distintas partes de la estructura social global de la humanidad.

Hoy abundan análisis en torno a los cambios que se han dado en distintas regiones, tanto en el sistema geopolítico del mundo contemporáneo, como en el sistema de conocimientos y valores que rigen la vida de diversas comunidades y sociedades humanas.

El presente ensayo intenta avanzar particularmente hacía un área específica de la estructura social que, a mi juicio, también se encuentra en una situación crítica, es decir, tiene frente a sí la dolorosa realidad de la confusión y la desestabilización y, por contrapartida, cuenta con la enorme posibilidad de encontrar las respuestas creativas e impredecibles, propias del actuar humano. Se trata de la universidad, en su multisecular y polivalente dimensión social y educativa.

Para avanzar con relativa seguridad en el intento de un trazado del andar futuro de una institución tan compleja, creo que ayudará poner en claro los parámetros que guían a esta reflexión: 1. Se trata de una visión histórica, la cual permitirá establecer comparaciones y paralelismos, cuando sea el caso. 2. La relación entre universidad y educación permitirá trazar las líneas de continuidad o discontinuidad en el hacer propio de la universidad.

El escrito consta de tres partes que marcan énfasis distintos: la primera se centra en un análisis histórico; la segunda enfatiza las exigencias que históricamente indujeron cambios para la universidad; y la tercera avanza hacia algunas posibles perspectivas actuales.


Inicio del artículoRegresosiguiente