©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1994 Primavera 1995

5.1 La multiplicación de los puestos


Entre 1960 y 1992 ocurrió un proceso de crecimiento y diferenciación del nivel superior de la educación en México muy notable. En 1960 había 50 instituciones de educación superior en todo el país, a las que asistían 78 mil jóvenes, lo cual implicaba que sólo 2.7 de cada 100 muchachos mexicanos en edad de estudios superiores -20 a 24 años- estuviesen inscritos en alguna de esas escuelas.

Tres décadas después, según los datos de 1992, contábamos con 372 instituciones a las que asistían 1,126,805 estudiantes. La tasa de cobertura del grupo de edad respectivo ascendió al 15%.

La dotación institucional se multiplicó por más de 7, la matrícula de licenciatura por más de 14, y esto condujo a un incremento muy importante en la tasa de cobertura del servicio. Por supuesto, éstos son sólo algunos de los rasgos más generales del proceso, cuya complejidad es muy grande, pero bastan para advertir el contexto en el que ocurre la multiplicación de los puestos académicos: en 1960, el espacio laboral de la licenciatura nacional constaba de alrededor de 10,000 puestos de trabajo; en 1992 la cifra había ascendido a 113,238.

El proceso de crecimiento del nivel superior de la educación mexicana implica pues que -en promedio- se han generado casi nueve puestos de trabajo académico cada 24 horas, con el fin de contender con la expansión institucional y el crecimiento de la matrícula. Si detenemos la mirada a un subperíodo, el que corre dé 1970 a 1985, el indicador de puestos académicos diarios se eleva a casi 13.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente