©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1994 Primavera 1995

5.4 Una mirada a las trayectorias y la diversidad actual


A la luz de esta descripción general del modo de incorporación e iniciación de la mayoría de los académicos que se estudian, no resulta sorprendente la fragilidad de los cuerpos académicos sino el hecho de que, a pesar de todo, existan embriones de redes académicas de identificación y éstas modulen, de maneras diferenciadas, sus carreras y estrategias de reproducción. Veamos algunos rasgos de la diversidad que, en un contexto homogeneizador e indiferente a la diversidad de los grupos académicos, a duras penas ha podido sostenerse a lo largo de las últimas décadas.

El espacio laboral estudiado tiene como característica una alta tasa de autorreclutarniento, entendiendo por ello, que se inicia la carrera académica en la misma institución en la que se, han cursado los estudios de licenciatura: 71.1%. A su vez, una proporción muy relevante de los colegas entrevistados ha mantenido una vinculación contractual constante con la misma institución en la que iniciaron sus trayectorias académicas: 64.8%. Se trata pues, de un espacio laboral donde lo predominante no es una intensa movilidad interinstitucional, sino más bien la estabilidad con el referente laboral específico. En ese contexto, sus rasgos han variado considerablemente.

La edad promedio del conjunto, en 1992, era de 40.89 años, que restada a la del primer contrato -28.16- nos informa de una antigüedad promedio cerca de los 13 años. En ese lapso, por ejemplo, los perfiles formativos han variado sustancialmente: mientras en el momento del primer contrato el 84% no contaba con un grado superior al de la licenciatura -y 34.7% no lo había obtenido-, en 1992 se encontraba en esa situación el 35.7% reduciendo la proporción de colegas sin licencatura al 4.8%-y, por ende, la proporción con estudios de posgrado había ascendido al 64.3%.

Corno rasgos de la diversidad se destacan distintas formas de apreciar la diferenciación de las trayectorias académicas. Para los fines de este artículo, me concentraré en algunos indicadores relevantes y mostraré la diversidad que exhiben sí se atiende a los colegas que están plenamente concentrados en las actividades universitarias y se les compara con los que mantienen una vinculación marginal con la vida académica.

En el primer caso, que llamaremos tipo de "plena dedicación académica", se trata del conjunto de entrevistados que respondieron que los ingresos que obtienen de sus actividades universitarias son la totalidad o la parte más relevante de sus ingresos y que, además, no cuentan con otro empleo fuera de las instituciones de educación superior. El segundo grupo, denominado tipo de "dedicación académica marginal", se conforma con los colegas para los cuáles los ingresos académicos son irrelevantes en comparación con lo que obtienen en sus otras actividades rernuneradas no-académicas.

Veamos primero sus perfiles formativos: Los colegas adscritos al tipo de plena concentración en la vida académica, tienen el grado máximo de licenciatura en una proporción cercana al 3 1 %. Sólo el 7.6% ha optado por la vía de las especializaciones post-licenciatura, de tal suerte que, en números redondos, el restante 61 % se encuentra modificando sus niveles formativos a través de maestrías y doctorados.

El grupo de los que mantienen una vinculación marginal con las universidades concentran al 37% con grado máximo en la licenciatura y al 27% con especializaciones, esto es al 64%, orientando sus pasos formativos a través del patrón de la alta habilitación profesional. El restante 36% ha emprendido estudios en los sistemas de posgrado de corte más académico, como son -en términos generales- las maestrías y los doctorados.

Sin que sea un contraste espectacular, ambos grupos muestran una tendencia diversa: si se quiere ver con más detalle este asunto, resulta un buen indicador que casi el 20% del primero haya obtenido o esté por obtener su doctorado, mientras que en situación semejante se encuentra sólo el 5% del segundo grupo.

Al preguntar a ambos grupos cuál sería la modalidad de actividad académica que preferirían desarrollar si estuviese en sus manos decidirla, los concentrados en la actividad académica, en una proporción del 67%, preferirían combinar la docencia con la investigación; mientras que el conjunto con vinculación marginal optaría, en una proporción idéntica (67%), por la relación entre actividades profesionales y labores académicas. La fuerza de atracción de la vida académica es diversa, y no es resultado directo o exclusivo de las condiciones de trabajo que ofrecen las instituciones: también tienen que ver con las opciones de los actores.

Un último dato muestra que, si se pretende comprender al cuerpo académico en México y, por supuesto, si se estima necesario impulsar el fortalecimiento de los grupos académicos en nuestro sistema, la diversidad es una realidad a tomar en cuenta. Cuestionados en torno al criterio de prestigio académico que debería operar al interior de las instituciones, el primer grupo concentró sus preferencias en las publicaciones, mientras el segundo optó por el reconocimiento en el ejercicio libre de la profesión.

La agregación hasta el momento explorada, aunque ya significativa y alentadora de las perspectivas analíticas y políticas favorables a la diversidad, es aún considerablemente gruesa, heterogénea. Para culminar esta parte del texto, vale la pena mencionar un nivel de desagregación mayor tratada en el estudio, como es la afiliación disciplinaria.

Por ejemplo, mientras que el 66% de los físicos del estudio cuentan ya en 1992 con maestría o doctorado, los académicos afiliados a la contabilidad poseen maestrías en 8.4%, y carecen de doctorados: el grueso de sus integrantes -74%- cuenta con licenciaturas y otro 15% ha obtenido alguna especialización. Otro caso relevante es el de los médicos, pues el 57% posee especialización, y es de sobra conocido que esos estudios en el campo de la salud, son tanto o más difíciles de desarrollar con éxito que los posgrados clásicos: ¿conviene, por decreto, orientar al sistema para que todos los académicos obtengan doctorado con independencia de sus campos disciplinarios de afiliación?


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente