©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1994 Primavera 1995

¿Cómo se concibe la enseñanza escolar desde el constructivismo?


En opinión de Siegel y Cocking (1977, citado en Sigue, 1978) el constructivismo es un concepto que se refiere a la actividad conceptual mediante la cual "en el transcurso de las interacciones con los objetos, las personas o los hechos un individuo construye una realidad de ellos. Esta construcción mental guía entonces las subsiguientes acciones con el objeto o con otros hechos".

En este recorrido el alumno realiza un proceso activo, que tiende a favorecer la adquisición del tipo de razonamiento científico que le interesaba de manera muy especial a Piaget, y que contrasta con la visión pasiva tradicional de otros modelos de aprendizaje. El alumno aprende manipulando objetos e información y estableciendo inferencias. En este proceso actúa como un científico, estableciendo hipótesis y tesis. Para Fosnot (citado por O'Loughlin, 1991) la enseñanza constructivista es un modelo "que enfatiza que los aprendices necesitan estar activamente implicados, para reflexionar sobre su propio aprendizaje, realizar inferencias y experimentar el conflicto cognitivo".

Un profesor constructivista que favorezca este proceso sería, en opinión de Fosnot (1987), el que asume "que el alumno debe tener experiencia en formular hipótesis y en predecir, manipular objetos, plantear cuestiones, investigar respuestas, imaginar, investigar e inventar, con la finalidad de que desarrolle nuevas construcciones. Desde esta perspectiva el profesor no puede asegurar que los aprendices adquieran el conocimiento sólo porque el profesor lo reparta; se requiere un modelo de instrucción activo y centrado en el aprendiz; el profesor ejerce como mediador creativo en este proceso". La actitud de este profesor es la de un investigador de la cognición y de los significados de los alumnos. El profesor es como un psicólogo que utiliza el método clínico de Piaget para conocer en qué medida el alumno representa el conocimiento y en qué estadio se encuentra. Éste fue el modelo favorecido durante muchos años por la entre nosotros denominada Pedagogía Operatoria.

Sin embargo esta actividad no se produce en el vacío, y al docente le sucede lo que a los antropólogos cuando realizan trabajo de campo. Se acercan al aprendizaje del alumno con un modelo, una referencia, una teoría subyacente de cómo es y ha de ser la realidad y de los valores que han de vehicular la enseñanza. Esta teoría guía su acción y tiende a universalizar el aprendizaje de los estudiantes. Pero además, la escuela como institución no es un centro en el que sólo se aprenden conocimientos. Es una institución reguladora, favorecedora de comportamientos y valores, que cumple con una función socializadora de primer orden, pues transmite esquemas de relación y de poder y representa un entramado de intereses que van más allá de los contenidos y de la conciencia que de ello puedan tener los alumnos y muchos profesores.

Una vez que el docente constructivista sabe "dónde" se encuentra el alumno, ha de promover el conflicto cognitívo como forma de aprender. De lo que se trata es de que los estudiantes sean conscientes de dónde parten (conocimientos previos) y de cómo desde la reflexión facilitada por el docente reorganizan sus experiencias en la dirección que les conduce hacia el conocimiento abstracto y al modo de razonamiento representado por el conocimiento científico formalizado matemáticamente. El aprendizaje ocurre (al igual que el desarrollo cognitivo) "a través de la reflexión y la resolución del conflicto cognitivo que pone en evidencia los niveles de comprensión inapropiados por parte del alumno" (Fosnot, 1987). En este proceso los alumnos deben construir respuestas más que buscar soluciones. En términos piagetianos, esto supone que en el proceso de enseñanza el alumno se ha de fortalecer, y que aprender se concibe más como lo que el alumno hace, que como algo que se le da desde fuera. El objetivo último del enfoque constructivista del aprendizaje es que el alumno llegue a construir representaciones abstractas del mundo a través de un proceso consciente de integración de la realidad, como resultado de la comparación consciente con las concepciones que ya posee. Este proceso fue denominado por Piaget como "descentración".

Habría que preguntarse cómo se constituye este criterio de referencia que conduce al estudiante a la objetividad y la abstracción y por el papel que juegan el docente y las disciplinas socialmente constituidas, de manera especial, las relacionadas con la Física y las Matemáticas. Por eso no ha de sorprender que cuando se realizan formulaciones curriculares con una orientación constructivista, a pesar de que se diga que se ha de tender a favorecer concepciones interdisciplinares o globalizadoras, el eje organizador de los contenidos se fundamente en la noción de las disciplinas articuladas como tales a finales del siglo XVIII. Esta concepción mediadora de las disciplinas se adapta a la visión cognitivista de una mente sin cuerpo, que construye los significados de la realidad de manera ahistórica y olvida que este tipo de conocimiento representa y consagra una determinada representación de la realidad y del individuo. Representación que nos ofrece una visión de la realidad dual (mente y cuerpo, sujeto y objeto); centrada en la racionalidad occidental; basada en la acumulación y clasificación de evidencias; verificada mediante la aplicación de un método experimental como única forma de conocimiento; sin referencias a construcciones sociales o representaciones colectivas e históricas, favorecedoras del Individualismo cognitivo" y competitivo del modelo de gobierno y de economía que desde entonces se afianza en Occidente. No hacer mención a estas implicaciones y a su adaptación a la sociedad y valores contemporáneos constituye un olvido sospechoso, como lo es que en las decisiones que se instrumentan no se expliciten las referencias sociales y culturales que les sirven de apoyo.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente