©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1994 Primavera 1995

II. La enseñanza de la economía en el ITAM


El programa de estudios de la carrera de economía persigue el cumplimiento de los propósitos mencionados en el apartado anterior, proporcionando al estudiante de esta disciplina un marco conceptual y metodológico apropiado para el análisis y formulación de políticas fundamentadas en información económica, política y social relevante. Se pretende evitar la excesiva simplificación del análisis económico, que realiza un análisis cuantitativo de los problemas en forma abstracta, sin considerar el marco social y político del que emanan. Pero también se procura evitar caer en lo limitado de estudiar teorías políticas, ideologías e instituciones sin considerar su impacto sobre los resultados económicos.

El objetivo es hacer que la ciencia económica no sea una rama de la ciencia política, pero reconociendo que la política forma parte -y debe formar partede la economía.

El campo de la economía es el estudio del funcionamiento de los mercados, de la determinación de los precios relativos, del nivel general de precios, de las fluctuaciones en el ingreso, en las tasas de interés, en el empleo, en los salarios, etc., pero no tiene que ver de inmediato con la solución de los problemas económicos; al igual que la biología no corrige enfermedades.

Los conocimientos químico-biológicos pueden utilizarse con fines curativos y entrar entonces en el campo de la medicina; igualmente los conocimientos económicos pueden aplicarse a la solución de los problemas económicos, pero en ese momento se deja el campo de la economía y se entra al de la política.

Así es como nos adentramos a la economía política como el estudio de cómo hacer política en un contexto institucional, el estudio de la toma de decisiones de política económica a los niveles más altos del gobierno de un país. Los problemas a considerar tienen que ver con la elección de las metas, la formulación de las políticas de soporte, el desarrollo de instituciones y la movilización de recursos. Así definida, la economía política parece ser privativa de un pequeño número de personas; sin embargo, a todos los niveles de decisión, públicos y privados, se requiere de la comprensión de las decisiones de política económica, para poder diagnosticar y anticipar, no sólo los cambios producidos por la política, sino también sus implicaciones, lo que nos conduce nuevamente al campo de la economía, y a la necesidad de tener un marco conceptual y una metodología adecuados, obtenidos a través del rigor y de la profundización en el estudio de la teoría económica y de los métodos de estimación y pronóstico.

No debe descuidarse la formación de la conciencia histórica, social y personal del economista, estableciendo la relación entre las materias de estudio con la historia y con el hecho económico-social: se ha de facilitar el aprendizaje poniendo en contacto a los estudiantes con experiencias vitales, con el fin de que descubran los conocimientos que les serán significativos en el ejercicio profesional y en su vida en general; y que les hagan capaces de proponer e instrumentar planes y programas de política económica que conduzcan a mejorar el bienestar de los individuos y de la sociedad en conjunto.

El papel de los profesionales en general, y de los economistas en particular, es adecuar los recursos escasos a los fines que son múltiples. Fines ante los cuales el economista no debe permanecer neutral, sino que debe participar activamente en su determinación, para que quienes toman decisiones de política reconozcan la existencia de costos de oportunidad, y distingan fines auténticos de medios que podrían parecer fines.

El propósito último del programa de economía es formar a profesionales que tengan plena capacidad de diferenciar entre medios y fines de interés colectivo, que posean una formación académica bien cimentada para identificar las soluciones adecuadas a los problemas que enfrenta la sociedad; que apliquen sus conocimientos de manera responsable y crítica; que lleguen a ser líderes y dirigentes sociales comprometidos con los intereses nacionales.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente