©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1994 Primavera 1995

Reflexiones y recomendaciones


Habiendo comentado el papel de la informática como una disciplina fundamental en el desarrollo científico y tecnológico de una sociedad, y presentado un resumen de la situación de la educación y de la investigación en informática en nuestro país, es necesario proceder a hacer algunas reflexiones y recomendaciones con relación al proceso educativo.

En un sentido amplio, la educación no debe concebirse como un mecanismo de adquisición de conocimientos sino como un proceso, en permanente perfeccionamiento, que afecta a todas las facetas de la personalidad global de un individuo. Los nuevos modelos educativos del siglo XX han propuesto una visión más enriquecedora de este proceso. Las teorías de Decroly y de Freinet sobre una educación activa basada en el trabajo en equipo, así como las de Neill y sus discípulos sobre la educación anti-autoritaria demostraron la importancia de concebir al educando como un individuo con personalidad, intereses, contexto y cualidades propias.

George Williams[Nota 11] subraya el daño que causan aquellos profesores que no pueden hacer nada más que ridiculizar a sus estudiantes, que son víctimas de una óptica puramente ligada a los hechos y que inhibe cualquier indicio de imaginación o creatividad, que son tan apegados a la "verdad" que desaniman cualquier pensamiento libre, o que son tan autoritarios e inflexibles que quitan a los alumnos toda la posibilidad de disfrutar de la clase.

En esta misma línea, De la Isla[Nota 12]subraya la importancia de promover el cultivo de la imaginación, de la reflexión y de la inventiva, en contraposición al sistema tradicional de comprensión, conservación y repetición de los conocimientos programados en el proceso educativo. Sugiere mantener una mente abierta que permita explorar lo desconocido, y propone una nueva metodología pedagógica con base en seminarios abiertos dirigidos a despertar este tipo de actividades.

Esta inquietud es compartida por otros autores. En un estudio sobre la manera en la que los seres humanos resuelven problemas, Hayes[Nota 13] resalta el papel de la creatividad y de la invención como aptitudes fundamentales para todas las actividades del ser humano y señala que gran parte de lo que se conoce como "inteligencia" depende de la adquisición de conocimientos especializados, los cuales deben tener un nivel de abstracción tal, que los haga útiles para diferentes dominios de aplicación. En particular, es importante que los estudiantes adquieran conocimientos especializados sobre cómo representar los problemas, sobre cómo inventar alternativas de solución, y sobre cómo seleccionar entre estas alternativas para tomar una buena decisión.

Sin embargo, la adquisición de conocimientos especializados y el estímulo de aptitudes creativas e innovadoras debe ser complementado con metodologías pedagógicas para que los estudiantes aprendan a aprender. En este sentido, es imperativo evitar actitudes impositivas o paternalistas en el proceso educativo. La asistencia al aula es solamente uno de los múltiples mecanismos que contribuyen a la formación de una persona; los estudiantes como miembros de una sociedad reciben muchos otros insumos de información que afectan su formación. Por ello, es importante que los planes de estudio contengan cursos de humanidades que amplíen y cuestionen su visión del mundo y que les den elementos para discriminar los insumos de información que reciben en su contexto social.

En una descripción de la educación transpersonal, Ferguson[Nota 14]propone que el proceso educativo sea bidireccional en lugar de unidireccional, para que los alumnos tengan una participación más activa; que ponga más énfasis en elementos que permitan a los alumnos aprender a aprender, que en el contenido del material de estudio; y que busque estimular ambos lados del cerebro y no sólo el hemisferio izquierdo, asociado con los procesos intelectuales.

La opinión anterior es compartida por Lyon,[Nota 15]quien hace una crítica del sistema educativo tradicional que solamente busca desarrollar las habilidades intelectuales de los estudiantes y que deja a un lado la parte afectiva de la persona. Lyon señala que la educación integral debe considerar a los sentimientos corno una parte primordial de la naturaleza humana y, por lo tanto, del proceso educativo. Es necesario aprender a sentir, y sentir para aprender.

Las reflexiones anteriores nos llevan a una concepción más integral del proceso educativo, la cual me parece fundamental. Un profesionista sin imaginación e inventiva, sin conocimientos adecuados o sin amor por lo que hace, no es un profesionista completo. El licenciado o ingeniero en informática debe ser creativo para encontrar nuevas soluciones, para identificar oportunidades de mejoramiento y para aprovechar sus conocimientos en el uso de las tecnologías de información. En este sentido, la actualización permanente de los planes de estudio, la incorporación de laboratorios que permitan a los estudiantes jugar con tecnología de punta y que estimulen la invención de nuevos dispositivos o aplicaciones, así como la participación de alumnos en actividades de investigación junto con los profesores, son algunos elementos que deben estar siempre presentes en la formación de profesionistas en esta área.

Por otro lado, la creatividad y la invención requieren ser estimuladas desde temprana edad. Es imposible pretender despertar estas aptitudes con solamente cuatro años de formación a nivel licenciatura. Como ya se mencionó, existe un buen número de investigadores trabajando en este campo, y habrá que estar abierto para analizar las alternativas pedagógicas que ellos propongan.

Con respecto al diseño de los currícula habría que reiterar la necesidad de contar con programas de estudio flexibles, que puedan mantenerse constantemente actualizados, así como adaptarse al contexto socioeconómico en el que serán aplicados. No creo que puedan definirse modelos curriculares rígidos o que exista un único conjunto de programas educativos que puedan ser aplicables en todo el país. En informática los programas educativos se vuelven obsoletos en muy corto tiempo, por lo que los cursos deben diseñarse de tal manera que puedan incorporar los avances conceptuales y tecnológicos en forma continua.

El contexto social que rodea a las instituciones de educación superior debe jugar un papel fundamental en el diseño de los currícula. En un artículo sobre política educativa para comunidades de bajos recursos económicos, Dávila[Nota 16]señala que los hogares más pobres para el año 2,000 seguirán presentando características cualitativas similares a la que se han presentado en las últimas décadas. Considerando que una alta proporción de estos hogares se encuentran ubicados en zonas rurales y que sus miembros se ocuparán en labores agropecuarias. Sería conveniente que los programas de estudio dieran un mayor énfasis al uso de las tecnologías de información en este tipo de actividades.

Una política educativa completa no puede dejar a un lado a los adultos y considerar solamente a los jóvenes o niños en sus programas. La educación tiene un papel muy importante como medio de transformación social y de la realidad socioeconómica de los individuos. La demanda de carreras técnicas en informática demuestra el interés que existe por adquirir conocimientos que permitan tener un mejor trabajo. En este sentido, las experiencias y los conceptos de Paulo Freire en sus estudios sobre educación y alfabetización para adultos deben ser asimilados dentro de una política educativa. El uso de la palabra generadora de Freire como una manera de vincular al educando con su contexto propio sugiere la importancia de tomar en cuenta las experiencias adquiridas por el adulto en el diseño de una metodología pedagógica y de un currículum adecuado.

Por último, me gustaría comentar las oportunidades que dan las nuevas tecnologías de información para modificar al proceso educativo en sí. Los nuevos medios de comunicación son más poderosos, accesibles, interactivos y fáciles de usar que sus predecesores. Asimismo, la miniaturización y el bajo costo de las tecnologías de información abren la oportunidad de desarrollar aplicaciones de esta tecnología para apoyar el proceso educativo. Desafortunadamente, como lo menciona Toffler,[Nota 17]falta mucho por investigar con relación a los vínculos entre la educación y los nuevos medios de comunicación. Si bien se tiene un riesgo de contar con un universo de información que produzca el overflow que menciona Farah,[Nota 18] seguramente los avances de la inteligencia artificial producirán nuevas herramientas que permitan jerarquizar, interpretar, filtrar y aprovechar esta información de manera adecuada.

En resumen, y con base en las reflexiones anteriormente comentadas, se pueden elaborar algunas recomendaciones sobre la educación de las tecnologías de información en nuestro país:

Es necesario concebir a la educación en general, y a la educación en informática en particular, con un enfoque amplio e integral que considere todos los aspectos relacionados con la persona y su contexto.

El currículum de los programas de estudio en informática debe ser flexible, dinámico y adecuado al contexto social donde va a ser aplicado. Asimismo, se deben considerar las características propias del educando dentro de la planeación de las metodologías y contenidos, lo cual es particularmente importante en los programas de educación para adultos.

El proceso educativo debe de estimular la creación y la imaginación, así como la comprensión de conocimientos especializados que permitan a los alumnos adquirir las aptitudes necesarias para enfrentarse a la solución de problemas y a la toma de decisiones.

Es necesario impulsar nuevos programas híbridos, donde se combinen conocimientos de tecnologías de información con otras disciplinas, que den a los profesionistas informáticos una formación no solamente tecnológica sino más universal.

Asimismo, se requiere desarrollar nuevos programas de especialización que permitan crear una infraestructura suficientemente sólida para impulsar la investigación en esta área.

Finalmente, es importante continuar la investigación sobre la manera como la informática va a modificar al proceso educativo.

Desde luego, estas reflexiones y recomendaciones no pretenden ser exhaustivas. En un tema tan apasionante como el de la educación, con seguridad hay múltiples aspectos que aprender y discutir. Manos, cerebros y corazones a la obra.


Inicio del artículoAnteriorRegreso