©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Verano 1995

1. Estados Unidos y la independencia mexicana


Las Trece colonias inglesas de América del Norte obtuvieron la emancipación de su metrópoli por medio de una sublevación y de una guerra que pronto se mostró internacionalizada, ya que los patriotas norteamericanos se vieron favorecidos por el apoyo de dos naciones europeas enemigas tradicionales de Gran Bretaña: Francia y España. El proceso de independencia mexicana es mucho más complejo; tiene varias etapas claramente diferenciadas y fue librado únicamente por los insurgentes mexicanos sin contar con la colaboración de ningún país europeo. Tampoco recibió auxilio de otras colonias españolas, ni manifestó el carácter continental que predominó en el proceso de emancipación en la América del Sur. Los representantes de los insurgentes mexicanos, quienes viajaron a los Estados Unidos en búsqueda de ayuda, no tuvieron éxito en su misión. [Nota 11]

La razón encubierta radicó en el hecho de que a las autoridades norteamericanas les interesaba más bien llegar a un acuerdo con España para delimitar las fronteras de Estados Unidos con la Nueva España. En efecto, después de la venta de la Luisiana por Napoléon Bonaparte a la Unión Americana en 1803, era preciso establecer un acuerdo de límites: España, en 1819 se vio en la necesidad de transigir y ceder la Florida para asegurar la demarcación de su colonia más septentrional. [Nota 12]

Fue hasta el momento de consumación de la independencia cuando claramente Estados Unidos se interesó por reconocer y establecer relaciones diplomáticas con los países hispanoamericanos y muy especialmente con México, por la cercanía.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente