©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Invierno 1995-1996

Introducción


Los sofistas constituyen, quizás, el grupo de pensadores más vilipendiados en la historia de la filosofía. La razón principal es, sin duda, que la más importante y única referencia detallada sobre ellos son los Diálogos de Platón, para quien los sofistas no eran sino la encarnación misma del pensar hueco y utilitario. En el extremo opuesto, Platón coloca a su maestro Sócrates. Ya desde aquí, se pueden percibir las distorsiones en las que incurre el discípulo. Si bien es cierto que entre Sócrates y los sofistas existían claras diferencias en cuanto a los fines que perseguían y que aquél nunca suscribió el escepticismo extremo de éstos, los medios utilizados eran muy similares. Sócrates no se hacía pagar por sus oyentes y no pretendía prepararlos para una actividad concreta, pero, al igual que los sofistas, centraba su interés en el hombre (desde el punto de vista ético-político y epistemológico), desempeñaba una función eminentemente crítica con respecto a su entorno social y, como ellos, argumentaba mediante recursos retóricos.

La otra razón que a nuestro juicio ha jugado un papel fundamental en la visión negativa que tradicionalmente se ha tenido de los sofistas, es que con frecuencia se les ha considerado como una de las principales causas de la decadencia de la civilización griega al terminar la Guerra del Peloponeso (431-404 a. c.). [Nota 1] Constantino D. Tsatsos, por ejemplo, piensa que la sofística "llegó a ser la causa espiritual más fuerte que determinó el hundimiento del mundo griego de la antigüedad". H. D. F. Kitto, por su parte, después de afirmar que la Guerra del Peloponeso significó el final de lapólis como una fuerza creativa, se refiere a los sofistas como pensadores de segundo orden, quienes mediante su visión utilitaria de la vida y su elitismo intelectual contribuyeron de manera decisiva al individualismo, que caracterizó al siglo IV y que debilitó la cohesión de la sociedad griega hasta volverla irreconocible respecto al siglo precedenate. [Nota 2] Esta visión ha sido criticada por autores como W.K.C. Guthrie en el plano del pensamiento, y por Morgens H. Hansen y Claude Mossé en el nivel político y social. "Si uno piensa, ahora, en las grandes cosas que quedaban por venir -las filosofías de Platón y Aristóteles, a las que seguirán las de los estoicos, epicúreos y otros filósofos de la época helenística- no cabe duda -y estopodda ser válidopara la historía griega en general- de que con los Sofistas el pensamiento griego entró no en su decadencia, sino en su primera madurez."[Nota 3]

¿Quiénes eran los sofistas? ¿Eran un grupo homogéneo? ¿Cuáles eran sus principales doctrinas? En la primera parte de este trabajo responderemos a estas interrogantes para pasar, en la segunda, a una evaluación del papel que jugaron los sofistas en la decadencia de la sociedad griega. Al final, dedicaremos unas líneas a la importancia de la sofística para el pensamiento filosófico desde una perspectiva que va más allá de su momento histórico. [Nota 4]


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente