©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1996

MAX WEBER Y EL CARÁCTER PROBLEMÁTICO DE LA SOCIOLOGÍA COMO CIENCIA

Author: Blanca Solares[Nota 1]


Se puede partir afirmando que el pensamiento científico-social contemporáneo guarda una deuda considerable en su desarrollo con la teoría crítica M conocimiento expuesta en la obra de Max Weber. Pese a las décadas transcurridas desde la escritura de sus obras principales, la sociología de fines de] siglo XX sigue encontrando en los esfuerzos conceptuales de los planteamientos weberianos uno de los intentos más radicales en su constitución como ciencia específica frente a disciplinas como la historia, la psicología, la filosofia de la historia, etc. Pese a ello, el cuestionamiento al conocimiento científico que abre el "debate sobre modernidad y posmodernidad" a principios de la década pasada -como asunto que atañe no sólo a las ciencias sociales, sino también a las propias ciencias exactas- parece no eludir al mismo método sociológico weberiano del debate acerca de la ciencia y su crisis. Es por ello que, al tratar el tema de "algunos problemas de la sociología", lo primero que vale la pena establecer es este carácter problemático de la sociología como ciencia, con el propósito de, a partir de ahí, pasar a señalar algunos de los nudos que atan su desarrollo: el problema de la valoración y su relación crucial con la ideología y la política en la teoría sociológica weberiana.

Para empezar es pertinente volver a plantear la pregunta sobre ¿cómo comenzó todo?, ¿cómo se inicia el proceso de desencantamiento de las imágenes religioso-metafísicas del mundo, incapaces de dar sentido al desarrollo moderno de la vida individual y de la historia, para ser sustituidas tendencialmente por el dominio científico? El pensamiento de Weber resulta en relación a este proceso una veta fecunda si se quiere, más allá de la denuncia del sin-sentido de la época moderna, comprender las claves sutiles y sofisticadas a partir de las cuales el pensamiento científicoracional adquiere lajerarquía de valor universal absoluto -en la perspectiva lógica de dominio del hombre sobre la naturaleza, considerada esta última, fundamentalmente, como naturaleza escasa- transitando, por esta vía, hacia un nuevo desencanto: Die Entzauberung der Welt durch die Wissenschaft. Pues la ciencia, trátese de la física o de la sociología, no nos da una imagen acabada del universo cósmico o humano en el que podamos leer nuestro destino o nuestro deber (cfr. Raymond Aron).

Junto con Hannah Arendt se puede afirmar que los tres grandes acontecimientos que se sitúan en el umbral de la época moderna y determinan su carácter son: a) el descubrimiento de América y la consecuente exploración de toda la tierra; b) la Reforma, que al expropiar los bienes eclesiásticos inició el doble proceso de apropiación individual y acumulación de riqueza social; c) la invención del telescopio y el desarrollo de una nueva ciencia que considera la naturaleza limitada de la tierra desde el punto de vista del universo. [Nota 1]A partir del siglo XVII, la insistencia en la absoluta novedad y en el rechazo a toda la tradición pasó a ser un lugar común. Descartes mismo expuso su filosofía como un científico exhibe un descubrimiento; pero, el significado de la pretensión de novedad en la ciencia era muy distinta al de la filosofía.

En medio del entusiasmo científico, y mientras las posibilidades del conocimiento filosófico se debatían entre empiristas y racionalistas, Emmanuel Kant, cumbre del pensamiento en Occidente, reflexionaba sobre el mundo inteligible, la totalidad, en los términos de una tarea humana u objeto del destino auténtico del hombre y producto de su acción. Pero a la vez, la ponía en cuestión, iluminando la oposición entre empiria y totalidad, forma y contenido, que adquirían además de su elaboración más profunda, el lugar central en su sistema filosófico. Si las posibilidades de conocimiento se derivan no sólo de la experiencia (como afirma el más estricto empirismo inglés de Locke y Hume) sino del conocimiento a priori -de las cosas que se saben sin poder demostrarlas- entonces, la realidad puede ser pensada, pero el conocimiento de lo Absoluto nunca alcanzado. Es en ese sentido que a la pregunta sobre "¿qué puedo saber?", Kant responde en su Crítica de la Razón Pura de forma trágica, en tanto destino inalcanzable del hombre que se encuentra condenado al Saber sin poder alcanzarlo, jamás, totalmente.

Este aspecto trágico de la filosofía de Kant, claramente resaltado por Lucien Goldmann en su penetrante exposición M sistema kantiano, [Nota 2] y cuyas consecuencias fundamentales condenaban a la filosofía a estar al margen de la ciencia, y a ésta de aquélla, constituye la barrera que la teoría crítica del conocimiento de Max Weber se propone sobrepasar en toda su radicalidad, hasta abandonar la filosofía en favor de la constitución de una ciencia de lo social o Sociología, capaz de auto-fundamentarse como conocimiento propio de lo social, verdadero y demostrable.

A. Sobre los fundamentos de la "Sociología Comprensiva": El problema de la "causalidad" en la ciencias histórico-sociales y la síntesis weberiana de "comprender" (Verteben) y "explicar" (Erklären).
B. La Sociología y los Valores
C. Sociología e ideología
D. Sociología y política

Inicio del artículoRegresosiguiente