©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1996

4. Filosofía como propedéutica de salvación


Si el afán de plenitud subsistencia¡ es lo que perdura, entonces para Basave el hombre es, a diferencia de Heidegger, un ser-para-la-salvación.

En el orden filosófico Basave define la salvación fenomenológica-mente, como el cabal cumplimiento de la vocación personal, fidelidad a nuestra dimensión axiotrópica, esclarecimiento y realización del dinamismo ascensional de nuestro espíritu encarnado, abertura y encaminamiento a la plenitud subsistencial, [Nota 9]

Analicemos sucintamente esta definición. Primero "El cabal cumplimiento" se refiere a que cada hombre debe realizar sus propios proyectos de acuerdo a sus gustos y aptitudes, carácter y temperamento, etc.; debe configurar y actualizar sus facultades para que llegue a ser lo que puede y quiere ser. Mas debe tener en cuenta que todas las personas tienen una vocación universal, por la cual tienden a poseer el Bien. Consecuentemente, cada hombre tiene que esforzarse por compaginar su vocación personal con la vocación universal, de suerte que todo lo que haga lo lleve a obtener su salvación. Segundo: la "fidelidad..." es el desarrollo individual de los valores. El axiotropismo consiste en los afanes humanos por lo valioso: la verdad, el bien, la belleza. Éstos, en grado infinito, se identifican con Dios. Por ende, el axiotropismo, dice Basave, da paso al teotropismo, porque el Valor de valores es Dios. Tercero: "el esclarecimiento..." es la tendencia humana a la plenitud subsistencial, a la felicidad suprema que está en Dios. Cuarto: la "abertura..." radica no sólo en poseer ese deseo de infinitud y trascendencia, sino, además, hay que efectuarlo, hay que satisfacerlo de la mejor manera: dirigiéndose hacia Dios.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente