©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Primavera 1996

2. Encarnación


Los procedimientos de subrogación se realizan de acuerdo con la suposición de que la mujer subrogada, es decir, la que lleva en su seno y alumbra al hijo no reclamará los derechos de ser la madre ni insistirá en tener todos los derechos que una madre tendría en lo que toca a su hijo. Esta suposición se contradice con frecuencia cuando una mujer subrogada cambia de parecer y exige sus derechos de madre. Con el objeto de prevenir que una mujer subrogada viole el acuerdo contractual, algunos abogados han propuesto una nueva definición legal de maternidad, en la cual ésta se desconstruya de cualquier referencia tanto biológica como corporal.

Tradicionalmente, desde el punto de vista legal, el considerar que la madre es la persona de la cual el niño proviene constituye una suposición irrefutable. Andrea Stumpf, al escribir para el Yale Law Journal y en oposición a esta ley sobre la encarnación, ha sugerido que debería haber un nuevo entendimiento legal de maternidad y que éste se debe basar no en una concepción biológica, sino en una "concepción mental". La señorita Stumpf argumenta que lo mental supera a lo encarnado y biológico en dos formas decisivas, respecto a la procedencia y a la trascendencia. Ella escribe: "La dimensión psicológica de la procreación precede y trasciende a la biología de la creación." [Nota 14] En esta instancia, la maternidad "se desconstruye" de cualquier referencia al cuerpo, lo cual habilita una maniobra intrigante, ya que lógicamente otorgaría al padre el derecho de convertirse en madre.


Inicio del artículoAnteriorRegresosiguiente