©ITAM Derechos Reservados.
La reproducción total o parcial de este artículo se podrá hacer si el ITAM otorga la autorización previamente por escrito.

ESTUDIOS. filosofía-historia-letras
Verano-Otoño 1996

FEMINISMO Y EDUCACIÓN DEMOCRÁTICA

Author: Madeleine Arnot [Nota 1]


La historia proporciona pruebas de que dar mayor libertad igualdad a las mujeres nunca ha puesto en peligro las sociedades democráticas, sino que, por el contrario, las ha fortalecido.

Carlota Bustelo, 1992

Aunque aparentemente tengan muchas cosas en común, el feminismo y la democracia no se han desarrollado a la par. En las economías capitalistas de Europa occidental, sólo en el siglo XIX los ideales de igualdad unieron los movimientos feminista y democrático. En realidad, podemos decir que la igualdad sexual no formaba parte necesaria, ni la forma aún, de la definición de lo que constituye la política democrática. Situando esto en un contexto educativo, no podemos dar por supuesto que todas y cada una de las formas de educación democrática cumplan necesariamente los ideales educativos feministas. Es claro que depende en gran parte de cómo se definan la democracia y la educación democrática.

En consecuencia, son muchas las cuestiones suscitadas por la relación entre feminismo y democracia, sobre todo en el sentido al que se refiere Anne Phillips, una feminista teórica y política, cuando escribe en su libro Engendering Democracy:

En nuestro período, el movimiento contemporáneo de las mujeres ha establecido una conexión particularmente fuerte [entre democracia y feminismo] y, con su resuelta crítica de la jerarquía y su sostenido antiautoritarismo, se ha convertido en un virtual banco de pruebas de los ideales más radicales de la democracia.[Nota 1]

En realidad, el éxito de las luchas feministas para elevar la categoría política y económica de las mujeres en las sociedades europeas occidentales es más evidente cuando se utiliza la posición de la mujer como indicador de la medida en que esos países sean democracias "maduras"; en otras palabras, si la retórica democrática coincide con la práctica democrática.

Sin embargo, la tensión entre democracia y feminismo no se expresa con mayor claridad que en las críticas feministas de las estructuras sociales, procesos y actividades de tales sociedades presuntamente democráticas. En el presente estudio, mi objetivo primordial consiste en mostrar cómo los desafíos con respecto a los ideales y la práctica democráticos planteados por las feministas de distintas perspectivas políticas son relevantes para los debates educativos porque afectan a las nociones de la educación democrática.

Para hacer esto, conviene comenzar por una visión general, aunque sea breve, del contexto político de las campañas feministas en la Comunidad Europea. Como veremos, las campañas feministas para mejorar la educación de las mujeres han formado parte de la petición para que las democracias europeas acaben concediendo carta de plena ciudadanía a las mujeres. En parte, estos desafíos (junto con los de los grupos inmigrantes) han recibido la respuesta de la Nueva Derecha, que ha tenido que redefinir la naturaleza de la ciudadanía y de la política democrática.[Nota 2]

A las campañas feministas subyacen determinadas teorías (en especial, la que conocemos como feminismo liberal, vinculada con la teoría democrática liberal). En el segundo apartado de este capítulo, presentaré la política feminista liberal como preludio para introducir las críticas feministas contemporáneas de la democracia liberal. Las críticas como las de las feministas radicales y socialistas y las postmodernistas, más recientes, parten de ciertos supuestos acerca de las relaciones entre los sexos que son relevantes para nuestras discusiones sobre el carácter de la educación democrática. Estas críticas fijan una nueva agenda para la escolarización democrática que tiene especial relieve para la educación política y la preparación ciudadana, y para nuestra forma de entender los derechos de todos los niños a un sistema de educación socialmente justo.[Nota 3]

El feminismo y la agenda democrática en Europa
Teoría feminista y democracia liberal
El feminismo democrático liberal y la reforma educativa
La democracia liberal bajo el ataque feminista
Mujer, maternalismo y educación democrática
El reconocimiento de la diferencia
Las perspectivas educativas feministas y la época moderna y postmoderna

Inicio del artículoRegresosiguiente